Noticias

Londero: “El objetivo es volver a sentirme bien en la cancha”

Londero volver sentirme bien
Londero celebrando un triunfo en Córdoba 2022 | Foto: @cordobaopen

Siempre se vuelve a eso que alguna vez nos hizo sentir bien. En este caso, el lazo entre Juan Ignacio Londero y Córdoba, su provincia, vuelve a demostrarnos que los momentos especiales perduran en el tiempo y se mantienen latentes para reconfortarnos cuando las cosas no salen como se espera. El campeón del 2019 habló en conferencia sobre su salud mental, el apoyo del público local y el objetivo que lo impulsa a salir adelante.

La pandemia y sus consecuencias

Después de un arranque de 2019 soñado gracias a su coronación en la primera edición del Córdoba Open, Juan Ignacio Londero comenzó a vivir el día a día en el circuito más exigente del mundo: jugó frente a Nadal, Federer y Djokovic, escaló del puesto 250° al 51° del ranking y accedió a instancias decisivas en más de una oportunidad. Pero llegó la pandemia y la situación dio un vuelco en su carrera: “Se me fue la cabeza a cualquier lado. Desde Córdoba 2019 hasta Buenos Aires 2020, que empieza la pandemia a las dos semanas, no venía pensando en nada. Jugaba y nada más”.

Y continuó: “Cuando empieza la pandemia, tuve tiempo de relajarme y la cabeza se me fue para todos lados. Cuando se reanudó el tenis, entré con muchas dudas. Tuve que volver a empezar de nuevo, estuvimos seis meses parados y eso me hizo muy mal. En 2021 cambié la alimentación, no hice pretemporada porque estaba muy bajo de peso, tenía miedo a morirme, pensaba que me iba a agarrar una enfermedad, cosas que se me metieron en la cabeza. A todo eso, empecé a jugar pero no a ganar, me empezó a dar miedo dentro de la cancha. Me imagino que debe ser pánico, no me lo diagnosticaron pero después empezó la depresión. Se me hizo una bola muy grande”.

La luz al final del túnel

Tratando de dejar atrás los momentos de oscuridad, Londero cerró su año en la gira sudamericana de torneos Challenger. Las buenas actuaciones allí fueron clave para comenzar a vislumbrar una salida de esos malos momentos que vivió: Terminé el año pasado jugando dos muy buenos torneos, Montevideo y Florianópolis. Creo que me ayudó a terminar el año y comenzarlo con otra actitud, con más ganas y un poco más de esperanza. Este es el primer torneo que juego. Me preparé muy bien en la pretemporada, volví a ordenarme mentalmente. Antes no lo podía hacer. Desde la comida hasta el físico, todo desde el lado mental. Por suerte el primer torneo que juego me dio frutos. Estar hoy en día en cuartos de final, volviendo a sentirme bien, jugando con intensidad, con ganas, viendo la lectura de la cancha. Creo que me ayudó mucho a enfocarme de vuelta así que estoy muy contento”.

Volver a trabajar con Schneiter

En febrero del 2020, mientras competía en el ATP de Río, se conoció la noticia de que él y su entrenador Andrés ‘El Gringo’ Schneiter separarían caminos. Sin embargo, después de la tormenta que le tocó atravesar al oriundo de Jesús María, han vuelto a unirse como equipo.

“Es de manera indefinida. Estoy trabajando con él y con Toni Pastorino. Son dos personas en las que confío mucho. El Gringo me conoce un montón. Sabe sacar lo mejor de mí. Él viaja bastante con Fede (Coria) por eso no podemos estar tanto tiempo juntos así que la persona que me ayuda es Toni, con él estoy más tiempo. Tenemos un muy buen diálogo entre los tres y podemos trabajar para encontrar la mejor versión. Toni es una persona muy inteligente, que lee muy bien el tenis. Entre los dos hacen un muy buen trabajo”, explicó.

Apoyo del público local y objetivos

Remarcando la importancia que tiene el Córdoba Open en su carrera, el tenista de 28 años se encargó de hablar sobre el vínculo que tiene con el público que lo apoya durante cada partido en el Polo Deportivo Kempes: “Jugar con la gente me ayuda un montón, tengo a mi familia y mis amigos que no me ven nunca. El cariño de la gente de Córdoba, de mi provincia, de Jesús María. Siento lo mismo que sentí en 2019, cuando la gente quiere que te vaya bien, se nota eso. Lo estoy notando y me hace muy bien”

«Por último, aclaró que su principal motor en este momento tiene que ver con el reencuentro de buenas sensaciones dentro de la competencia: El objetivo principal es volver a sentirme bien dentro de la cancha, más allá de si gano o pierdo. Poder sentirme satisfecho cuando salgo de la cancha, decir ‘hice lo que tengo que hacer’ y punto”.

 

Translate