Crónicas Grand Slam

Kyrgios se arma en confianza para citarse con Nadal

Kyrgios Khachanov Australian Open 2020
Kyrgios se cita con Nadal en octavos de Melbourne. Foto: Zimbio

Tras una batalla de cuatro horas y 26 minutos Nick Kyrgios se presentó en octavos del Australian Open 2020 al doblegar a Karen Khachanov (6-2, 7-6(5), 6-7(6), 6-7(7), 7-6(8)) para citarse con Rafa Nadal durante la jornada del lunes. 

El público local intrigado en lo que pudiera ocurrir en la Melbourne Arena quería presenciar el pase a octavos de un tenista australiano. Nick Kyrgios que ya sabía lo que era alcanzar esta ronda en dos ocasiones, se avecinaba a disputar su segundo enfrentamiento ante Khachanov con el ruso habiendo ganado el pasado año en Cincinnati.

Kyrgios aprovecha sus opciones

Con los asistentes al estadio muy metidos en el envite desde el inicio, el australiano se encontró con ese enrome apoyo que le dio alas. Muy concentrado desde la primer bola que tocó, tuvo intención de querer hacerlo bien, y pasar el encuentro a su terreno. Sólido con su servicio, no dio oportunidades a un Khachanov que se estaba encontrando como en un eliminatoria de Copa Davis en pista adversa.

El poco ritmo dado sobre la cancha además de mostrar su capacidad para poder realizar golpeos de una inmensa calidad, motivaron su estado. Aprovechó las dos opciones de break que le concedió el ruso, y aquello valió para ganar el primer set con 6-2 después de tener que salir de pista para ser atendido por el fisio.

El Tie-Break se decide por un pequeño detalle

El encuentro continuaba estando al rojo vivo. Khachanov quería encontrar solución a como dañar cuando su oponente se encontraba sirviendo. Llegó una opción de rotura pero no pudo remediar que el australiano fuese por delante. Ambos cuando servían podían gozar de situarse con su derecha para dominar sobre la pista. No estaban cometiendo muchos errores no forzados, y el nivel por parte de los dos era alto.

La igualdad desembocó en alcanzar la muerte súbita del segundo parcial. Los aficionados continuaban alentando a su compatriota con sonoros ánimos. El ruso, sin embargo, continuaba concentrado. Dos mini-breaks por parte de los dos conllevaron a que la igualdad se perpetrase hasta el final. El tenista aussie, se presentó con 5-5 y dos saques. Tras un punto muy luchado de 24 golpes, tuvo su primera opción de set, y no dejó que el momento pudiese con él. Por tanto, tras hora y media, tenía la ventaja de dos sets a cero.

Estaba deparando ser una auténtica fiesta para el público australiano tarareando las canciones cuando el juego era interrumpido por los descansos. Su tenista estaba cerca de la victoria y en el tercer set, durante los primeros cuatro juegos se llegó a dar el patrón del segundo parcial. 

Kyrgios inmenso en su capacidad, logró un break que parecía poder ser definitivo ya que después de que Khachanov se situara desde el 0-40 al 30-40, cometió un doble falta. Aun así, el tenista ruso presenció un instante de regresar al encuentro, y bien que lo aprovechó. 

Khachanov se rehace

En el 5-6, el australiano pasó por un momento bastante crítico con el 30-30 y después con el 40-40, pero con valentía y subiendo a media pista, concertó su asistencia en el Tie-Break del tercer parcial. Con un error de derecha, concedió el mini-break al ruso, pero después con un resto ganador gracias al mismo golpe, situó el 3-3. Karen pudo ponerse nuevamente por delante, pero el australiano, muy concentrado volvió a comerle el terreno.

Con 5-6, se presentó la primera bola de partido al resto pero Khachanov con un buen primer servicio lo pudo solucionar. Acto seguido, también sacó su otro turno de saque y con 6-7, era él quién dispuso de bola de set. Por tanto, tras un error de Kyrgios, rebajó diferencias alzándose en la muerte súbita. 

El cuarto set continuó con los dos tenistas disputando un buen juego aunque se percibía al australiano más nervioso. Khachanov, por su parte, se mostraba con mayor motivación pero el público local iba a ser un gran aliado. Apenas habían perdido tres puntos con el servicio cuando el ruso gozó de opciones de quiebre en el duelo durante el séptimo juego. Kyrgios, muy enfadado consigo mismo, traspasó aquella rabia en fortaleza y sobrevivió.

Khachanov consigue igualar el partido

Acto seguido, tuvo una pequeña discusión con el juez de silla ya que le señaló un warning por tiempo, sin ver que el australiano estaba sangrando de un dedo. Por suerte, la discusión no pasó a mayores, y el partido pudo seguir al nivel más alto.

Llegaron nuevamente al Tie-Break caminando muy igualados durante todo el juego definitivo. Se colocaron 5-5, y Khachanov con una bola ganadora cerca de la red, se puso 5-6 para disponer de bola de set. Sin embargo, Nick lo evitó con un gran primero. Segundos después, fue en la red cuando llegó su segunda bola de partido (primera del set) pero Khachanov lo volvió a evitar como en el parcial anterior con un buen saque. Después, se volvió a situar por delante, y al resto teniendo la segunda opción de set, puso la bola en juego y forzó el error del australiano para poder llegar al quinto parcial. 

Tras el paso por vestuarios de Karen, Kyrgios negaba con su cabeza en el banquillo por lo ocurrido. Sin embargo, continuó al mismo nivel, y ambos con su servicio, confirmaron la valía que estaban demostrando durante toda la cita. El australiano volvió a superar momentos difíciles pero con la ayuda del respetable, lo celebró con un grito que le salió desde lo más interior.

La igualdad persistía, ninguno era capaz de poder romper el servicio del oponente, y por cuarta vez en el partido llegaron al juego decisivo. Sin embargo, en esta ocasión, el ganador debía de hacer 10 puntos convirtiéndose en un supertiebreak. Fue el australiano quién salió como un torbellino para adentrarse en un considerable 3-0, aunque Khachanov con capacidad de reacción puso el empate a tres.

Golpe ganador por golpe ganador convirtiendo dos mini-breaks que pondrían el 4-4. El ruso, se situó por primera vez por delante con 4-5 tras definir en la red. Todo el mundo estaba callado sobre la Melbourne Arena en busca de lo que podían acontecer los dos tenistas llenos de diversas emociones. Nick con sangre fría puso el 5-6, pero Khachanov situó el 6-6 con un buen primero realizando en ese instante el cambio de lado.

Kyrgios se arma en confianza

Nadie quería regalar absolutamente nada pero Karen que estuvo muy lejos del triunfo por momentos, obtuvo un mini-break haciendo mover al australiano que le sirvió para estar con 8-7 y saque. Aun así, otro punto largo lleno de emoción, valió para que Kyrgios realizase un revés paralelo para la alegría del público local que desencadenó en una sonrisa del jugador.

Parecía tenerlo muy complicado pero se armó de valía y obtuvo otro punto desde el fondo de pista. Khachanov la estalló en la red, y el tercer punto de partido de Nick era un hecho. Tras cuatro horas y 26 minutos de lucha infernal, llegó el instante en el que Kyrgios se tiró al suelo celebrando un triunfo que le hace muy fuerte. El ruso, sin embargo, nadó para morir en la orilla.

Translate »