Crónicas Grand Slam WTA

El ciclón Muguruza saca su mejor versión para alcanzar los octavos

Muguruza Svitolina Australian Open 2020
Garbiñe Muguruza prosigue a octavos en Melbourne. Foto: Zimbio

Garbiñe Muguruza ascendió de marcha para poder presentarse por quinta vez en su carrera en los octavos del Australian Open. Doblegó a Elina Svitolina (6-1, 6-2) en 68 minutos. Esperará a Kiki Bertens o Zarina Diyas. 

Duodécimo enfrentamiento oficial entre las dos mujeres que abrían la jornada vespertina en el Australian Open 2020. La ucrania llegaba con un 7-4 en su haber antes de dar comienzo al choque de tercera ronda en la Rod Laver Arena de Melbourne Park.

Ciclón Muguruza en la Rod Laver Arena

El inicio del encuentro deparó la garantía de que Garbiñe Muguruza había evolucionado de su proceso gripal y que le había tenido varias jornadas con fiebre. Con buen movimiento de piernas, y llegando muy bien para empalar sus golpes, fue la dominadora sobre la cancha ante una Svitolina que no se topaba cómoda desde ningún rincón de la pista. Además, con su revés llegaron errores que no suele cometer habitualmente.

En apenas 21 minutos, el ciclón caraqueño dio cabida a un considerable 5-1 sirviendo de esta manera para poder alzarse con el primer set. No dudó ningún instante en las opciones que tuvo cosechando 11 winners, sin conceder opciones de break y cometiendo únicamente tres errores no forzados. 

Lejos de que la tormenta amainase, los golpeos de Muguruza continuaban carburando. Svitolina, por su parte, con sus turnos al servicio no conseguía lograr la iniciativa y aquello conllevaba a tener que cabalgar a remolque. Tampoco gozaba de profundidad, y por tanto la española podía jugar muy metida sobre la cancha para poder direccionar sus golpes con suma garantía.

Con el primer break en el bolsillo, el quinto juego pudo ser un punto de inflexión ya que un doble break iba a ser casi vital. Aun así, Elina aun jugando de manera intermitente, logró tener las mejores sensaciones hasta el instante, y levantó cuatro bolas de break, para aún así yendo por debajo en el marcador, poder estar más cerca.

Sin embargo, la tenista española no estaba para especular. Se encontraba muy concentrada y continuó firme en su intención. Sacó adelante su turno de servicio, y acto seguido, pudiendo hacer muchísimo daño con su golpe de revés, encontrando todo tipo de puntos, aguó la fiesta de la quinta cabeza de serie cuando el reloj marcaba que habían llegado a la hora de partido. Por tanto, con 5-2 tenía la opción de servir por llevarse el duelo de tercera ronda.

Nunca es plato de buen gusto ya que todos los nervios suelen someter en una pequeña pájara al ver tan cerca la meta. Aquello conllevó a jugar más atada y conservadora para que Elina desde el fondo encontrara golpes de revés y le sometiera a un 15-40. Aun así, la caraqueña que no había perdido el norte en ningún instante del duelo, se levantó y se presentó con su primera bola de partido para cerrar con un golpe de derecha. 

Translate »