Noticias

Dimitrov salva bolas de partido en el ATP Melbourne

Dimitrov salva bolas partido
Dimitrov celebra un punto en el Open Australia | Foto: ausopen.com

El búlgaro ha vuelto a hacer una remontada para el recuerdo en Melbourne. Dimitrov ha salvado dos bolas de partido y ha acabado ganando (6-7(5), 6-0, 7-5). En la próxima ronda se medirá ante el estadounidense Cressy.

Grigor Dimitrov y Botic Van de Zandschulp disputaban el último partido en los cuartos de final del ATP Melbourne. El búlgaro había comenzado mal ante Bagnis y estuvo al borde de irse eliminado, pero pudo acabar ganando. Finalmente se mostró satisfecho con su capacidad de reacción. En el otro lado estaba la gran revelación del US Open 2021, el neerlandés Van de Zandschulp, que este año será uno de esos jugadores a seguir.

Remontada para el recuerdo de Grigor

La primera manga fue larga y duró más de una hora. Van de Zandschulp fue el primero en dar un golpe sobre la mesa. En el quinto juego consiguió un break que le daba ventaja en el marcador. Dimitrov reaccionó rápidamente y pudo el 3-3. Sufrió pero Grigor era capaz de poner por delante para intentar llevar la presión al otro lado. Van de Zandschulp lo notó y veía como Dimitrov otra bola de break que podía sentenciar la primera manga. El neerlandés lo salvó y ponía el empate en el marcador. Tras el 4-4 no hubo más alternativas al resto y el primer parcial se iba a decidir en el tie break. En la muerte súbita Botic llegó primera a la bola de set. A la primera no lo consiguió, pero a la segunda se llevaba el primer set para estar más cerca de la victoria.

Dimitrov cambió la dinámica del partido. Su revés cortado y su derecha empezaban a carburar. Van de Zandschulp veía como su servicio empezaba a ser menos efectivos y sus tiros ya no incomodaban tanto al búlgaro. Un doble break ponía el marcador 4-0 para el de Haskovo. Van de Zandschulp decidió bajar los brazos, tirar el set y empezar a pensar en el parcial definitivo. A causa de ello se llevó un 6-0 en contra que daba mucha moral a su rival.

Van de Zandschulp iba a llevar las riendas en el tercer set, algo muy importante. Ganaba sus turnos de servicio con facilidad de repente, después de volver a subir el nivel. Dimitrov al ir por debajo se le encogía el brazo. Las alarmas saltaban en el sexto juego cuando su rival se encontró con una bola de break que aprovechó para quedarse a dos juegos de la victoria. Confirmó la rotura y ya solo un paso le separaba del triunfo. Todo cambió y es que después de dos bolas de partido para el neerlandés, Grigor lograba el break. Dimitrov ganaba confianza y ponía el 5-5. Botic estaba presionada y volvía a perder su juego. Dimitrov quebraba y con su servicio lograba ganar un partido que hace unos minutos era impensable.

 

Translate