WTA

Eugenie Bouchard, una carrera cuesta abajo tras el éxito

curiosidades Eugenie Bouchard WTA
Bouchard durante un partido | Foto: @wta

Hablar de Eugenie Bouchard es hablar de uno de las mayores decepciones en cuanto a talento de esta última década, y es que la canadiense es más noticia fuera de la pista que dentro de ella.

La que fuera ex-finalista de Wimbledon en 2014 tiene una facilidad increíble para jugar al tenis, o eso demostró en sus inicios. Capaz de amoldarse a cualquier superficie, con un buen servicio, y con golpes muy planos y que hacen mucho daño, tanto de derecha como de revés. La canadiense es una jugadora capaz de adaptarse a todo tipo de superficies, aunque preferiblemente prefiere pistas más rápidas en donde puede dar rienda suelta a sus golpes profundos.

Su carrera

Y es que hablamos de un talento en ciernes, de una jugadora ganadora de Wimbledon Júnior, y finalista en a Wimbledon 2014, y semifinalista en el Open de Australia y en Roland Garros en ese mismo año Ese mismo año que descubrió a la que iba a ser la nueva reina del tenis femenino. Pero nada más lejos de la realidad. Su rendimiento desde entonces, ha caído en picado, más centrada en factores externos al tenis, como aquella cita con un fan que tuvo tras una apuesta, una mala alimentación, y una vida bastante desordenada, la han hecho salir del Top 100.

Tiene un título WTA en su haber, Nuremberg 2014, en arcilla y final en Estambul en 2020, también sobre arcilla, además de llegar a la final de Wuhan en 2014, cayendo con Kvitova. Ese año 2014 la vio debutar en las Finales WTA, cayendo en el round-rubin. Lo que nadie se imaginaría es el bajón que pegaría en los años posteriores, hasta tal punto de ir vagando sin rumbo por el circuito WTA, llegando incluso a disputar torneos ITF. Un auténtico juguete roto, que sólo el tiempo dirá si puede volver a ser la que fue, allá por 2014. 

 

Translate