Curiosidades WTA

Las curiosidades de Ana Bogdan

curiosidades ana bogdan
Bogdan celebra un punto en un partido | Foto: wtatennis.com

Ana Bogdan es una tenista que siempre ha vivido a la sombra de la mejor raqueta de Rumania, la ex-número 1 del mundo Simona Halep. Pero eso no le ha impedido forjarse su trayectoria en el mundo tenístico. 

La tenista rumana es una jugadora con mucho tenis en su raqueta, pero que nunca ha tenido la regularidad suficiente para instalarse entre las mejores raquetas del mundo. Una jugadora con un golpe de revés muy poderoso, y con un juego agresivo pero a la vez intermitente y que le ha impedido aspirar a cosas más grandes en su carrera. A continuación, os revelamos algunos datos y curiosidades de la jugadora rumana.

Número 2 del mundo júnior en 2009

La rumana era una jugadora muy prometedora en su etapa júnior, llegando a ser la número 2 del mundo en el ranking júnior en enero de 2009. Sin embargo sus buenas esperanzas como júnior no se plasmaron en el circuito profesional, y es que hasta la fecha ha sido incapaz de conseguir un título WTA en su carrera.

Afición por el esquí

La jugadora nacida en Sinaia es una gran aficionada a los deportes de invierno, en concreto al esquí. Hasta tal punto de ser una esquiadora con buenos dotes en su época de niñez, puesto que sus padres eran grandes aficionados a esta modalidad invernal y que tantos adeptos tiene en el mundo entero. La rumana siempre ha explicado que su técnica de tenis se basa en sus inicios como esquiadora, y que le han dotado de una forma de golpeo ciertamente peculiar.

Los coches, su otra gran pasión

Otra de las aficiones de la tenista de Sinaia son los coches de alta competición, ya sea de WEC, rally o Fórmula 1. Y es que la rumana es una persona con mucha adrenalina y a la que le gusta plasmarla en ciertos momentos de su vida diaria, como es el caso de su afición a los coches de alta velocidad.

Debut en el Top100 en 2018

La rumana siempre fue una tenista a la que los problemas físicos la lastraron en exceso, y es que su prometedora carrera júnior no se ha plasmado en los mismos éxitos a nivel profesional. Es por eso que su debut en el Top100 no se produjo hasta abril del año 2018, y que ese buen mes de abril le valió para recibir el premio a la jugadora revelación del mes de abril.

Gabriele Moraru, su gran valedor

El técnico rumano es el culpable del buen hacer de la rumana, y fue el que la llevó al Top100 en 2018 gracias a su buen hacer en el trabajo mental y eso supuso un plus de confianza para una jugadora que nunca antes había pisado el Top100 y que gracias a Moraru, pudo por fin pegar el salto que se esperaba de ella en su etapa júnior.

Ana Bogdan, una jugadora que apuntaba alto en su carrera júnior pero que entre lesiones y momentos irregulares en su carrera nunca ha terminado de despuntar del todo. Aunque eso no la ha impedido llegar al top100 a lo largo de su carrera, aunque siempre a la sombra de la número 1 rumana Simona Halep

 

Translate