Opinión

Análisis de los tenistas españoles en la fase previa del Open Australia 2021

analisis españoles fase previa open australia 2021
García López golpea un revés durante un partido | Foto: atptour.com

La fase previa del Open de Australia 2021 se disputará en Doha. Aunque el cuadro final tendrá lugar entre el 8 y el 21 de febrero en Melbourne Park en estos días conoceremos a los clasificados para esta edición. Repasamos y analizamos los rivales de los tenistas españoles. 

Las autoridades australianas están siendo muy estrictas en cuanto a las medidas para restringir la entrada al país y obligan a una cuarentena de dos semanas. Esta fase previa masculina se disputa en Doha para evitar que tantos tenistas tengan que viajar a Melbourne. Los tenistas fueron sometidos a test PCR a su llegada y una vez confirmada su negatividad ya han podido entrenar y a partir de este sábado saltarán a la pista.

Deberán ganar 3 partidos para poderse ganar una plaza para viajar a Melbourne. Y los que ganen tendrán un avión preparado por la organización para ir directamente a un hotel en tierras australianas donde deberán estar 2 semanas aislados pudiendo salir de su habituación tan sólo para entrenar. Durante la primera semana se les permitirá entrenar con tan sólo 1 tenista y siempre el mismo y durante la segunda semana podrán entrenar con otra pareja de tenistas.

A partir de ahí ya dejarán la cuarentena, disputarán uno de los tres torneos previos (ATP Cup, Melbourne 1 o Melbourne 2) y a partir del 8 de Febrero se iniciará el primer Grand Slam de este 2021.

El esperado debut de Alcaraz

Este sábado ya tendremos sobre las pistas de Doha 32 partidos de primera ronda con una gran representación española. El murciano Carlos Alcaraz, cabeza de serie número 21 buscará su primera presencia en un cuadro final de Grand Slam. Fue la gran revelación del 2020, le tenemos a tocar del top 100 y su progresión está siendo espectacular por lo que es uno de los máximos aspirantes a poder lograr una de las 16 plazas en juego para ir a Melbourne.

Carlos lleva varias semanas preparando muy a conciencia esta cita en su residencia habitual de la Academia Equelite de Villena junto a su entrenador Juan Carlos Ferrero. Su estado físico parece el óptimo y ello hace que afronte la cita con las máximas expectativas.

En su debut se las verá contra el eslovaco Filip Horansky, un oponente que le planteó una dura batalla el pasado mes de octubre en el Challenger de Barcelona disputado en la Academia Sánchez-Casal. Eso sí, el eslovaco es mucho más un terrícola, apenas se mueve de esa superficie y si Carlos se muestra seguro con su servicio y no pierde la iniciativa luego debería dominar los intercambios. Será un debut complicado pero para el que Carlos debería estar suficientemente preparado para afrontar con garantías.

Mario quiere repetir

Precisamente Alcaraz ha estado estas últimas semanas entrenando junto a otro de los españoles que afronta esta previa con muchas aspiraciones. Se trata del alicantino Mario Vilella que debutará ante el italiano Alessandro Giannessi. El español no tendrá un debut asequible ya que Alessandro es un tenista muy experimentado. Eso sí, la pasada temporada Mario ya superó esta fase previa y su evolución en los últimos meses ha sido muy positiva.

Zapata llega con ilusión

Otro de los tenistas llamados a ser protagonistas es un Bernabé Zapata-Miralles que terminó el 2020 alcanzando las semifinales en el Challenger de Maia y con ello logró subir hasta la posición número 150 del ranking lo que le ha garantizado una plaza de cabeza de serie para esta fase previa. En su primer partido se las verá contra un ilustre veterano del circuito como es Sergy Stahkovsky, un oponente con enorme experiencia a nivel ATP pero claramente venido a menos en los últimos años.

La decadencia del ucraniano unido a la gran progresión del español hace que tenga serias opciones de seguir adelante en la competición. Eso sí, para ello deberá mejorar sustancialmente su rendimiento en pistas duras ya que desde julio del 2018 no ha sido capaz de ganar un partido en esta superficie y apenas compite en ella.

En situación muy similar encontramos a Carlos Taberner. El valenciano también tiene unas estadísticas muy negativas en pistas duras, apenas compite en ellas y fruto de ello desde la fase previa del Open de Australia 2018 no sabe lo que es ganar en hard. Sin embargo su progresión en 2020 fue muy positiva, está en el mejor momento de su carrera y terminó el año a lo grande alcanzando consecutivamente semifinales en el Challenger de Marbella y la final en el de Maia, lo que le han llevado a la posición 142.

En su debut no lo tendrá nada fácil ya que el italiano Roberto Marcora es un oponente muy complicado en esta superficie por lo que Carlos necesitará mostrar toda su constancia en los intercambios para poder seguir aspirando a estar en Melbourne.

Los veteranos

La participación español en esta primera jornada concluirá con la presencia de dos ilustres veteranos como son Guillermo García-Lopez y Tommy Robredo. A sus 37 años el de La Roda y el de Hostalric son dos ejemplos para los jóvenes que suben con fuerza. Están en los últimos compases de sus respectivas carreras, en las que han sido protagonistas del circuito ATP y se han mantenido en la élite durante casi 20 años.

Especialmente notoria es la presencia de un Tommy Robredo que en el año 2000 disputó por primera vez la fase previa de este Open de Australia. Ya hace tiempo que comentó que seguiría compitiendo mientras tuviera ranking porque disfruta sobre la pista. Es por ello que poder disputar esta fase previa ya es un gran logro para él. Su debut será muy complicado ya que tendrá que hacer frente al cabeza de serie número 8, el tenista francés Antoine Hoang, un oponente en clara progresión y que físicamente obligará al máximo al catalán.

Por su parte Guillermo se las verá contra uno de los tenistas más de moda del panorama Challenger. El argentino Francisco Cerúndulo completó un final de 2020 espectacular, logró 3 títulos en los últimos 2 meses y ello le ha llevado a las puertas de poder acceder al top 100. Sobre tierra batida ya ha demostrado que puede competir perfectamente a nivel ATP pero ahora le falta dar el paso en pistas rápidas que no benefician su estilo de juego.

Translate