Noticias

Zverev: «Tienes que aceptar estos contratiempos»

Zverev aceptar estos contratiempos
Zverev durante un partido | Foto: ATP

El alemán sigue luchando por recuperarse lo antes posible. Zverev ya sabe lo duro que es sufrir un contratiempo de una lesión y ahora esperar poder volver a disfrutar de la competición.

Alexander Zverev tuvo la mala suerte en 2022 de sufrir una grave lesión. El alemán en Roland Garros y ante Rafa Nadal sufrió una lesión en su tobillo. A priori iba a poder estar compitiendo para el tramo final de la temporada pero finalmente no ha podido recuperarse. Zverev en unas declaraciones recogidas por el portal Tennis365 y el diario AS admite lo grave que fue su lesión y cómo es afrontar este tipo de adversidades o estar sin tenis.

La grave lesión

«En la lesión en Roland Garros me rompí siete ligamentos. Necesitaba operarme, tiempo para que se curase, pero las cosas vienen así. Pensé que podría jugar unos meses antes de lo que lo voy a hacer«.

Aceptar estas lesiones

«Tienes que aceptar estos contratiempos. Es desafortunado pero son cosas que pasan y hay que vivir con ello. Puedo vivir con ello aunque esa lesión me ocurriera durante las semifinales de Roland Garros mientras intentaba alcanzar uno de los objetivos de mi vida. No ocurrió mientras hacía snowboard o esquiando, no fue un accidente estúpido«.

Una vida sin tenis

«Al final del día me di cuenta de cómo es la vida sin tenis porque antes no pensaba en ello cuando estás viajando durante once meses al año y estás en un túnel y haciendo las mismas cosas una y otra vez. No lo aprecias. Aprecias solo jugar en grandes estadios del mundo, pero no las grandes ciudades del mundo. Mi carrera me hizo extrañar estas cosas y espero estar preparado para algo nuevo y algo grande«.

Las deseadas Nitto ATP Finals

«Posiblemente dos semanas antes de las Nitto ATP Finals aún pensaba con ir a Turín. Estaba en la Race y podría haber sido una buena temporada, para ser honestos. Creo que el partido contra Rafa Nadal en París fue de muy alto nivel y los dos estábamos jugando al límite«.