Crónicas

SuperFerru entra en escena en Wimbledon

David Ferrer en Wimbledon | Foto: www.atpworldtour.com

David Ferrer ha sido la gran sorpresa de la segunda jornada de Wimbledon al superar al francés Richard Gasquet. El de Jávea desplegó su mejor tenis de todo el año para volver a encontrar el camino de la victoria. Con este triunfo lleva doce años sin perder en primera ronda de un Grand Slam, todo un hito. 

Grandes noticias para el tenis español las que llegaban cerca de las tres de la tarde, cuando David Ferrer tras un partido sobresaliente conseguía avanzar a segunda ronda del tercer Grand Slam de la temporada tras vencer al galo Gasquet. Pocos auguraban una victoria de Ferru, que llevaba un mal año en el circuito perdiendo con jugadores a priori inferiores. El de Jávea no encontró tampoco su juego en tierra batida, su superficie favorita. Llegaba la gira de hierba, en la que peores sensaciones había encontrado desde sus inicios como profesional. Debutó en Halle cediendo ante el holandés Haase, la semana posterior perdió en Antalya ante el campeón Sugita. Estos resultados invitaban a pensar que la aventura del alicantino en esta edición de Wimbledon iba a durar poco.

David Ferrer es sinónimo de lucha, entrega, garra y dejar todo en la pista cada vez que sale a competir. El alicantino cree en sí mismo y esto es lo que le ha llevado a conseguir una victoria más que importante para dar un cambio de rumbo a su temporada. A buen seguro ha jugado el partido más completo de todo el año, sólido de fondo, con bolas profundas y pesadas que han desarbolado la estrategia de su rival. Su revés que quizás sea el golpe con el que menos se ha prodigado este 2017, ha vuelto a aparecer para sumar en el debut de Wimbledon unos cuantos winners.

Partido sobresaliente

El galo salió a desplegar su juego agresivo sobre la pista. En el tercer juego ya tenía las dos primeras bolas de break, que Ferrer se encargó de esfumar con dos buenos puntos. Las cosas cambiaron de repente, cuando sin darse cuenta el galo estaba intentando salvar una bola de break que el español consiguió y le dejaba más cerca que nunca de ganar el primer parcial. David sacó a relucir su experiencia en este tipo de citas para adelantarse en el marcador avisando de que estaba dispuesto a eliminar a un jugador que era favorito.

David Ferrer piensa tras un punto en Wimbledon | Foto: www.wimbledon.com

En la segunda manga Ferru quería hacer daño en el primer servicio de su contrincante y consiguió una rotura en blanco que confirmaba el gran momento por el que pasaba su tenis. Gasquet no paraba de quejarse intentando buscar las soluciones para dar la vuelta a un partido que se había complicado. En el tercer juego de nuevo tuvo la oportunidad de volver a romper con cuatro puntos consecutivos el servicio del bleu, pero esta vez, Gasquet consiguió cinco puntos seguidos para seguir con vida en el partido. Esto no incomodó al español que mantuvo su saque durante todo el parcial para sumar el segundo set y estar más cerca de avanzar a segunda ronda.

El habilidoso jugador francés no se quería rendir. Tuvo que salvar tres bolas de break que le hicieron sacar su carácter. Este set era diferente ya que el primero en servir era el francés, con lo cual toda la presión caía del lado español, que al final tras un igualado final perdía su servicio para dejar con esperanza a su rival. La sensaciones era opuestas, David daba sus habituales saltitos de intensidad, mientras que Gasquet parecía cansado por la pista. Esto se vio reflejado en el partido, cuando el quinto juego Ferrer consiguió una rotura que le hacía soñar con el milagro. El francés no fue capaz de reponerse y volvió a encajar otro break que certificó su eliminación a manos del español. Un partido de diez, el de David Ferrer que con esta victoria puede volver a coger una confianza que le le haga resucitar ese jugador que eran tan difícil de vencer.

 

 

Translate »