Noticias

Schwartzman mete otra marcha en Montecarlo

Schwartzman Fucsovics ATP Montecarlo
Schwartzman golpeando un revés en Montecarlo | Foto: atptour.com

El argentino ha cuajado un gran segundo partido en Montecarlo. Schwartzman endosó un rosco a Fucsovics y fue muy superior durante todo el encuentro (6-0, 7-6(4)).

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

Schwartzman afrontaba su segundo partido en Montecarlo con mucha ilusión después de los problemas en el debut ante Khachanov. El argentino esperaba tener un partido más tranquilo. En frente estaba el húngaro Fucsovics, que había superado al sudafricano Harris en la primera ronda. Hasta el momento se habían enfrentado en dos ocasiones, con una victoria para cada lado y a priori el favorito era `El Peque´, pero había que plasmarlo sobre la pista.

Schwartzman saca a relucir su mejor versión

En la primera manga se vio un Diego Schwartzman brillante. Fucsovics no estaba nada entonado y se le veía muy incómodo en todo momento. El argentino ganó sus tres turnos de servicio con mucha facilidad y además al resto era el claro dominador. En cuanto la pelota empezaba a intercambiarse de lado era `El Peque´ el que tenía las de ganar. Schwartzman muy sólido desde el fondo de la pista desesperaba a su rival que en tan solo 30 minutos veía como de repente perdía el primer set por un contundente 6-0. Fucsovics no de esos jugadores que se rinde e iba a intentar cambiar un partido que había comenzado de la peor manera.

Poco tardó en dar la vuelta a la situación Fucsovics, que conseguía abrir hueco en el marcador hasta el 2-0 a su favor. El húngaro de todas maneras seguía sufriendo y parecía que en cualquier momento el argentino podía revertir la situación. Así fue y es que desde el 3-1 a favor del húngaro `El Peque´ ganó tres juegos consecutivos y se ponía por delante 4-3, pasando la presión al otro lado. Schwartzman seguía muy cómodo en la pista y al resto se encontró con la primera bola de partido.

Fucsovics la salvó y podía poner el 5-5 mientras empezaba a creer en sus opciones. Los mismos problemas tenía en el duodécimo juego cuando tenía que levantar otro match ball. Nuevamente hacía los deberes y finalmente se iban al tie-break. Schwartzman ya no daba más opciones a su rival y aunque le costó ya que necesitó de otras tres bolas de partido, finalmente acabó alzando los brazos y clasificando a los octavos de final el Montecarlo.

 

Translate