Crónicas WTA

Osaka aumenta su intensidad

Osaka Kenin WTA Brisbane 2020
Osaka avanza a cuartos ganando a Kenin en tres sets. Foto: Zimbio

En dos horas y 20 de batalla, Naomi Osaka consiguió avanzar a cuartos de final de WTA Brisbane 2020 al poder con Sofia Kenin (6-7(3), 6-3, 6-1) para tener que enfrentarse durante el viernes a la ganadora entre Kiki Bertens y Anett Kontaveit. 

Uno de los interesantes duelos de la jornada en el circuito femenino, enfrentaba a dos jugadoras convencidas de querer estar en la élite del tenis mundial, acudieron en busca del pase a cuartos de final en el complicado cuadro de Brisbane que contrajo a las mejores raquetas del panorama terrestre.

Detalles que deciden el set

Conocidas al haberse enfrentado en tres ocasiones, acudieron con intención de superar muchos juegos a través de un servicio que fue efectivo. Osaka, salvando dos opciones de break, y Kenin, fueron adelante en una lucha que cabalgaba por el lado psicológico con ambas jugando sueltas con sus golpes. 

Llegaron los momentos importantes del parcial, y la campeona de dos torneos Grand Slam, quiso enfundar su arma, para conquistar diferencias. Sin embargo, cuatro errores en las cuatro opciones de set que tuvo al resto, le achicaron y mentalmente vio perder bastante rédito, disminuyendo su confianza con un servicio que le había traído 9 aces, además de situarse errática con sus golpes de derecha.

Pequeños detalles durante el set, definieron el Tie-Break con la estadounidense sin salirse en ningún instante del partido, pese a tener que tener que afrontar complicadas situaciones durante el parcial. Se vio con 2-1 y mini-break, abajo pero a partir de entonces, el camino se allanó para ella, y el primer asalto se lo llevó con ella en 63 minutos con un 7-3. 

Osaka no se achica

Pese a la pérdida del set anterior, la No.3 del mundo, saltó con claras intenciones a la Pat Rafter Arena de Brisbane. Había vuelto a encontrar la confianza en su golpe de derecha, y con aquella agresividad, desplazó a Kenin para conseguir el que sería el primer break del partido. Aun así, con el saque aún no tenía la mejora, y por tanto, a la estadounidense que no decayó le dio la oportunidad de continuar firme durante el set.

Las situación que no ocurrió en el primero, pudo transcurrir de manera diferente en el segundo, ya que Naomi volvió a acechar, regresando al nivel de gran parte del primer parcial, y logró la rotura. Por tanto, apoyada, con su servicio, abrió diferencias. Sin embargo, con 4-3, tuvo que jugar con muchos segundos servicios, y Sofia, siendo una de las mejores restadoras del circuito, fue a por todas, sin querer que la diferencia se agrandara. Como una grande que es, salvó la bola de break con un saque directo, y se puso firme para restar por llevarse el segundo set.

El episodio parecía transcurrir por el mismo modo que en el asalto anterior, ya que la japonesa, se situó con bolas de set al resto, pese a poder tener la relativa tranquilidad de poder cerrar posteriormente con su primer golpe. No quiso esperar, y tras dos opciones desestimadas, a la tercera forzando mucho a la estadounidense, se alzó con el set, situando la igualdad sobre los focos que iluminaban la Pat Rafter Arena.

Osaka pone una marcha más

Con la confianza depositada de haberse alzado con el parcial para igualar el partido, la japonesa no especuló, y quiso subir una marcha más poniendo un ritmo infernal en sus efectivos golpes. Fue en un abrir y cerrar de ojos cuando se sentó con 0-3, en el primer descanso del set definitivo. La estadounidense, por su validez guerrera no quiso salirse continuando mentalmente, y tras la charla de su padre, sacó adelante su servicio ante el huracán nipón.

Aun así, la mujer que tendrá que defender su cetro en el Australian Open, no quiso relajarse, y cosechó el segundo break para tener la opción de servir por el partido. Sofia lo luchó, pero el servicio de Osaka fue infranqueable cerrando la partida a la segunda opción que tuvo, pudiendo definir con un saque directo, terminando con una cantidad de 18. 

Translate »