Crónicas Grand Slam

Naomi Osaka campeona en el Open de Australia y número uno del ranking WTA



Osaka Open Australia 2019
Osaka besa el trofeo de campeona en el Open de Australia 2019 | Foto: @wta

La jugadora japonesa gana de forma consecutiva el segundo Grand Slam. En la final del Open de Australia se ha impuesto a Petra Kvitova (7-6 (2), 5-7, 6-4). Osaka además se coloca al mando del ranking WTA y es la primera jugadora de origen asiático que consigue esta meta.

Final de alto voltaje la que esperaba el sábado en Melbourne Park. Naomi Osaka y Petra Kvitova eran las jugadoras que mejor tenis habían practicado durante las dos semanas y que iban a medirse en la final. El partido comenzó igualado con las dos jugadoras queriendo imponer su ritmo a base de golpes potentes desde la línea de fondo. La checa siguió fiel a su estilo que ha mantenido durante todo el campeonato. Con su estilo agresivo y abriendo ángulos parecía dominar el encuentro y llegaron las primera bolas de rotura a su favor. Osaka con toda tranquilidad fue salvando una a uno, hasta cinco en la primera manga.

Todo estaba tan igualado que se tuvo que decidir en el tie break. Entonces la japonesa sacó algunos golpes que dejaron clavada a su rival para llevarse la primera manga. Kvitova no estaba dispuesta a regalar nada y siguió luchando. Los números estaban de lado de Osaka ya que había ganado de forma consecutiva los últimos 59 partidos en los que había ganado el primer set.

La europea consiguió un break en el primer servicio de Osaka. Nuevamente la japonesa supo como rearmarse sumando una doble rotura que le dejaban más cerca del ansiado trofeo. Todo parecía acabarse cuando Naomi a sus 21 años disponía de tres bolas de partido al resto. Kvitova con paciencia supo como dar la vuelta a la situación para seguir con vida. Este momento fue clave en el encuentro ya que la checa cogió más confianza en su juego y en pocos minutos había ganado la segunda manga para llevar la final al tercer set.

Para otras jugadoras con 21 años tener tres bolas de campeonato y no poder cerrar el partido es el fin, pero Osaka no es así. La japonesa con una capacidad mental envidiable supo reponerse ante la difícil situación. Kvitova seguía golpeando a la bola fuerte pero Osaka llegaba a todo y la bola siempre volvía a su lado de la cancha. Un único break en la manga definitiva le valieron para ganar de manera consecutiva el segundo Grand Slam, tras el US Open en el que derrotó a Serena Williams. La japonesa el año pasado por estas alturas estaba en el puesto 72 del ranking y tras el primer gran torneo del 2019 ha subido a lo más alto de la clasificación.

Translate »