Crónicas Grand Slam

Nadal tira de oficio para doblegar a un combativo Delbonis

Nadal Delbonis Open Australia 2020
Nadal celebra la victoria en su partido contra Delbonis | Foto: @australianopen

El español ya se encuentra en la tercera ronda del Open de Australia tras deshacerse del argentino Federico Delbonis (6-3 7-6(4) y 6-1). Incómodo test para el número uno del mundo, que mostró dos caras bien distintas al saque y al resto. Pablo Carreño Busta será su siguiente escollo en busca de los octavos de final.

Hay que remontarse a las semifinales del extinto ATP 250 de Bangkok (Tailandia) para recordar un partido en el que Rafa Nadal se mostrara tan errático en el porcentaje de bolas de break. En aquella ocasión, el manacorí cedió ante el albaceteño Guillermo García López tras firmar un extrañísimo 2 de 26 en bolas de rotura. Hoy, en la segunda ronda del Open de Australia 2020 y ante el argentino Federico Delbonis, ocurrió algo similar durante varios tramos del partido. El español llegó a estar uno de 18 en puntos de break (finalmente acabó con tres de 20) pero gracias a su gran rendimiento al servicio, la cosa no fue a mayores para acabar firmando otra victoria más en la Rod Laver Arena por 6-3 7-6(4) y 6-1 en dos horas y media exactas de juego.

Nadal no dio tregua desde el principio

Nunca es fácil, obviamente, tener enfrente a uno de los mejores restadores de todos los tiempos. Delbonis, actual número 76 del mundo, es un buen jugador, luchador y voluntarioso, pero sabía que hoy iba a sufrir una auténtica tortura al servicio. Para muestra, el primer juego del encuentro, que finalmente cayó en su poder tras un cuarto de hora de juego y seis bolas de break neutralizadas. Esto último resultó ser la tónica del choque.

Casi en cada juego al servicio, Nadal dispuso de oportunidades para romper, pero también casi en cada situación límite, Delbonis sacaba su mejor versión, gracias a la cual llegó a salvar 17 bolas de break. Nadal aprovechó la restante para abrir brecha en el cuarto juego del primer set (3-1). Sin duda, la mejor noticia del encuentro fue su efectividad con el primer servicio, con un 85% de puntos ganados (52 de 61). Esto le sirvió para apuntarse la primera manga por 6-3 pero tras 50 minutos de juego que ejemplificaban que no todo estaba siendo tan sencillo para el balear.

Delbonis se marcha con la cabeza alta

Durante todo el segundo set, el argentino continuó elevando su nivel en los momentos más críticos con su servicio. Así, en cada turno de servicio lograba levantar no una, sino varias bolas de break que le hicieron creer, incluso, con poder llevarse la manga y empatar, así, el encuentro. Como no podía ser de otra manera, la cara de Nadal reflejaba cierta ansiedad al no poder aprovechar ninguna de las múltiples oportunidades que tuvo para romper. Sin embargo, el español seguía mostrándose implacable con su saque (27 de 29 con su primer servicio) y, de ese modo, impedía que su rival se le subiese a las barbas.

Con todos estos antecedentes, no resultó ninguna sorpresa que la suerte de este segundo parcial se terminara dilucidando en la muerte súbita. Ahí, la fortaleza mental del número uno del mundo volvió a quedar patente, poniendo un 7-4 más que suficiente en el marcador. Nada que desmerecer el juego desplegado por Delbonis, que obligó a Nadal a sacar la mejor versión de sí mismo para ganarle este tiebreak, especialmente con un punto clave, el del 3-1, made in Nadal, donde el manacorí dejó otra histórica defensa para su colección particular con un magistral globo de revés que descolocó totalmente al argentino.

Más tranquilo con una ventaja de dos sets a cero ya en su poder, el vigente finalista del torneo pudo, por fin, desquitarse al resto en el tercer parcial, arreglando la estadística en bolas de break al aprovechar las dos que tuvo en un último set sin mucha historia (6-1) y con un Delbonis ya sí claramente vencido. Tras dos horas y media de juego, el número uno del mundo continúa firme en Melbourne y buscará los octavos de final el próximo sábado ante el gijonés Pablo Carreño, cabeza de serie número 27 del cuadro y al que ha ganado las anteriores cuatro ocasiones en las que se han medido.

 

 

Translate »