Entrevistas

Marcel Granollers: `El poder compartir pista en Wimbledon con mi hermano es lo que más ilusión me hace´



Marcel y Gerard Granollers Challenger El Espinar
Marcel y Gerard Granollers celebran un punto en el Challenger El Espinar | Foto: lainformacion.com

Marcel Granollers es uno de los tenistas más destacados en la última década del tenis español. Sus grandes éxitos en individuales y dobles le avalan. Granollers llegó a estar 19º del mundo en singles y 4º en dobles. Ahora llega el reto de cumplir un buen papel junto a su hermano Gerard en Wimbledon.

El catalán está alternando este 2019 el circuito ATP y Challenger con el objetivo de regresar al top-100 en el ranking individual. Granollers nos cuenta como ha cambiado su visión del tenis con el paso de los años y que le gustaría hacer en un futuro. Entre los sueños que le quedan está el de volver a competir en la Copa Davis. Además Marcel ha jugado con los cuatro miembros del `Big Four´ y nos cuenta como ha sido su experiencia personal al enfrentarse a cada uno de ellos.

Marcel jugará contra su hermano Gerard en Wimbledon tal y como hicieron en el primer Grand Slam del año en el Open de Australia. Mala suerte en el sorteo ante la octava pareja cabeza de serie, el finlandés Kontinen y el australiano Peers. Ambos fueron número 1 y 2 del mundo respectivamente y tienen 22 y 20 títulos en sus vitrinas. Un gran desafío para los hermanos Granollers

Temporada 2019

¿Cómo valoras hasta el momento esta temporada?

Creo que a nivel de tenis estoy jugando bastante bien. La gira de tierra la hice bien, al final el nivel que he podido mostrar y los puntos que he conseguido son un poco insuficientes. En el momento que estamos de temporada, me gustaría estar en una mejor posición de ranking. Pero bueno en lo que se refiere a mi nivel no estoy descontento.

En individuales empecé el año ganando el Challenger de Da Nang, y eso te da confianza. Después estuve un par de meses sin jugar a buen nivel y después a partir de la gira de tierra me sentí bien después de Houston. En el Godó jugando en casa hice tres partidos buenos y luego tuve una pequeña lesión. En hierba es una superficie que últimamente me encuentro bastante cómodo y a ver qué tal va esta gira.

Los dobles no son fáciles de poder compaginar son los singles, sobre todo cuando el ranking de individual no es del todo bueno y no puedo jugar los torneos grandes que mi ranking de dobles me permite jugar. Entonces eso hace que pierda muchas semanas a nivel de los dobles, al no poder jugar los torneos más grandes. Cuando mi ranking de individuales era mejor al final iba a mejores torneos y podía jugar ambas cosas a la vez. Pero ahora mismo por la clasificación que tengo no lo puedo conseguir.

¿Qué objetivos te pones para este 2019?

En el dobles no tengo un objetivo. Mientras siga jugando el individual es muy difícil marcarse un objetivo en el doble porque tampoco es un objetivo real porque no puedo competir todas las semanas en los mejores torneos, con lo cual el dobles iré jugando los torneos que pueda. El objetivo es más el individual que ojalá pueda terminar una temporada más entre los 100 primeros que es un objetivo que no estaría mal para este año.

Granollers celebra un punto durante un partido
Granollers celebra un punto durante un partido | Foto: @atpworldtour_es
La dupla Granollers

Llega el tercer Grand Slam del año, Wimbledon. Vas a jugar con tu hermano Gerard, ¿qué significa para ti?

Es algo muy bonito, llevamos los dos toda la vida jugado al tenis y juntarnos para jugar un torneo como Wimbledon es algo que a los dos nos hace mucha ilusión. Es uno de los mejores torneos del mundo, de los más históricos. Creo que poder decir que hemos llegado a jugar Wimbledon juntos, pues nos quedará para siempre.

Jugasteis juntos en el Open de Australia y en Pune. ¿Cómo fueron las sensaciones?

En Pune bien, hicimos semis y en Australia competimos  bien el partido, estuvimos cerca de tener el partido bastante encarado. Al final no pudimos rematarlo pero bueno, fue una bonita experiencia. El primer Grand Slam de mi hermano y jugarlo juntos para mí también fue bonito.

¿Por qué la decisión de jugar con tu hermano?

Al final en este caso el corazón ha mandado mucho porque para mí también es algo muy especial el poder compartir en Wimbledon pista con mi hermano y al final es lo que más ilusión me hace. Es el compañero con el que prefiero jugar ese torneo, es el que mejores sentimientos me transmite y ojalá salga bien.

La `nueva´ Copa Davis

¿Qué opinas?

Yo creo que hay que darle una oportunidad. Al final yo creo que la Copa Davis tenía que cambiar porque se estaba viendo que los mejores jugadores no jugaban y el formato tenía que cambiar, no sé de qué manera, sí es este o no pero eso lo veremos con esta edición y las próximas. Hay que darle un voto de confianza y ver cómo va.

El cambio de cinco a tres sets y la localía

El cambio de cinco a tres se hablaba para que los jugadores tuvieran un menor desgaste ese fin de semana. Está todo un poco en el aire. Va a ser un poco todo una prueba este y a ver la respuesta que tienen los jugadores, los aficionados. Es una experiencia nueva al ser todo en una sede. Sí que era bonito para la gente ir a ver a tu equipo en tu país o fuera, ahora se concentra pero habrá que ver la respuesta.

¿Qué significó para ti poder jugar esta competición?

Mis mejores recuerdos como tenista. Es algo único. Nosotros estamos acostumbrados a jugar para nosotros y cuando te juntas con tus amigos o compañeros delante de tu gente, ver a todo el mundo que te apoya, la verdad que es un sentimiento increíble y maravilloso.

¿Sueñas con volver a competir?

Sí, sí, sí (repite) ojalá. Tuve la suerte después de un tiempo sin jugar, de volver a jugar en septiembre en Francia. No fue el resultado lo mejor que esperábamos, pero realmente la emoción de volver a representar a España fue increíble.

Feliciano y Granollers hablan con Sergi Bruguera durante los dobles ante Francia
Feliciano y Granollers hablan con Sergi Bruguera durante los dobles ante Francia | Foto: @daviscup
El circuito Challenger

La igualdad en el circuito Challenger es máxima. Muchos partidos se definen por pequeños detalles. ¿Crees que ha subido el nivel con respecto hace algunos años?

El circuito Challenger está muy difícil, hay muy buenos jugadores. Los jóvenes que suben con muchas ganas, otros más veteranos que igual han bajado un poco la clasificación pero que siguen teniendo un buen nivel y que juegan estos torneos. Entonces se mezcla mucha gente que tiene ganas de conseguir buenos resultados. Encima aquí en hierba que todo es muchísimo más igualado, que se decide por dos o tres puntos cada set y por eso esta igualdad.

Llegaste a estar el 19 del mundo. ¿Dónde encuentras la motivación para regresar a competir con los mejores? ¿Cómo te motivas o mantienes la ilusión cada día?

En mi cabeza no está volver a estar el 19 del mundo, sé que eso es casi imposible. El saber que no voy a estar el 19 no me frustra a día de hoy, si no la verdad que no seguiría jugando. Pero bueno hay que encontrar motivaciones en el día a día. La verdad que no es fácil después de tanto tiempo jugando y tampoco te voy a mentir, ya que hay momentos que a uno le cuesta más. Pero al final es tener objetivos más a corto plazo. Pues si ahora estoy el 100, intentar acercarme entre los 100 y marcarme objetivos cortos que no te hagan pensar más allá porque si no la verdad que se hace un poquito más montaña.

¿Se valora con el paso de los años todo desde otra perspectiva?

Cuando eres joven eres más inconsciente, no piensas tanto las cosas. Ahora sí que si pienso más, o lo valoro más. Ganas ahora un partido en Grand Slam y sabes lo difícil que es, o todo el trabajo que conlleva estar entre los 100 primeros. Antes a lo mejor como juegas mucho más por instinto pues realmente piensas menos las cosas. Ahora quizás el día a día intento disfrutarlo más. El ir a una ciudad intento disfrutarlo más. Ir a un torneo a la hora  de elegirlo pues miro algún sitio nuevo por ejemplo. Son pequeñas cosas que tienes que ir encontrando para que todo sea más llevadero.

No es lo mismo competir en el circuito ATP que Challenger. Respecto al plano económico, ¿tu equipo de trabajo se ha visto reducido?

No, por suerte a mí me ha ido muy bien en los años que llevo en el tenis y me puedo permitir un equipo de trabajo como yo desee. Esta semana casualmente estoy solo (se ríe), pero bueno es la primera semana del año que viajo solo por circunstancias. Pero sigo teniendo mi preparador físico, mi entrenador de tenis y es lo que he mantenido durante todos los años.

¿Cómo es la relación que tenéis los jugadores dentro del circuito?

Yo creo que en el tenis en todos los jugadores hay mucho respeto. Yo creo que es un deporte en el que la relación de unos con otros es muy buena. Obviamente con unos tienes más afinidad que otros. Con los españoles te llevas mejor que con otros por el tema de la lengua, la cultura pero creo que en general sabemos el esfuerzo que conlleva ser tenista. Nos vemos en todas las ciudades del mundo, todos los países, por un mismo objetivo y somos muy respetuosos. Esto es sacrificado y al final el buen rollo es mejor para todos.

Muchas veces entrenáis entre vosotros en los torneos. ¿Cómo influye a la hora de que en un partido te toque ese jugador?

Cuando ves el cuadro y te toca una primera ronda con un jugador ya no vas a entrenar con él, por ejemplo el día antes. Al final todos sabemos cómo jugamos. Hay muchos jugadores como para entrenar el día antes que con tu rival, así que se suele buscar otro compañero.

`El Big Four´

¿Qué jugador te parece el más completo?

Yo creo que cada uno en su superficie. Con Rafa en tierra realmente no sabes por donde entrarle y todo el mundo intenta encontrar la manera de poder ganarle y no hay forma. Con Federer y Djokovic he jugado en rápida. Federer es magia pura en cualquier momento puede hacer una genialidad y no puedes prever su juego. Con Djokovic es una solidez brutal, sentir que no hay fracturas como para hacerle daño y cada vez tienes que jugar el punto mejor, un poco como contra Rafa. Es como si cada vez tienes que arriesgar muchísimo en todas las bolas y eso está al alcance de muy pocos. Con Andy he coincido mucho cuando éramos jóvenes. Andy se adapta muy bien a todas las superficies, muy completo, con una mano y una visión del tenis increíble.

Marcel Granollers
Marcel Granollers choca la mano con Novak Djokovic tras un punto en Roland Garros 2017 | Foto: mundodeportivo.com
El futuro del tenis español

¿Cómo lo ves?

Yo creo que ahora pues en el caso de Munar, que tiene 22 años y está en una muy buena clasificación, consiguiendo buenos resultados y compitiendo al más alto nivel, siendo el que más está despuntando. Esta el caso de Davidovich que realmente está haciendo una gran temporada y es muy completo en todas las superficies. Pedro Martínez está 127 con 22 años, jugador que se adapta muy bien. Yo creo que España va a tener buenos jugadores, al final siempre salen y lo que está claro es que tener a un Rafa Nadal eso ni en España ni en ningún sitio. Es muy difícil que vuelva a salir, pero que vamos a tener buenos jugadores estoy convencido.

La metodología y el aspecto psicológico en el tenis

Con el paso de los años. ¿Has cambiado tu metodología de trabajo o el tema de la alimentación?

Sí que he tomado más conciencia a lo largo de los años, sobre todo en el tema de la alimentación. Yo creo que antes no lo cuidábamos tantos, al menos en mi caso. El tema más del fisio, de prevención de lesiones, e ir haciendo algo cada día para ir teniendo el cuerpo a punto cada día. Al final esto es duro, competir cada semana a un nivel máximo es difícil y el cuerpo tiene que estar bien preparado para aguantar.

En el tenis que tiene más importancia, ¿el tema físico o mental?

A un nivel profesional lo que es jugar al tenis de golpes todo el mundo juega bien y al final como el tenis está tan igualado y se decide por pocos detalles la parte psicológica es muy importante. También estar preparado físicamente para aguantar lo que dure el partido.

Esta parte psicológica, ¿se entrena?

Depende mucho de la dinámica que vengas y tu estado de confianza. Sí vienes ganando partidos muchas veces te caen sin querer las oportunidades, sin que crees nada diferente. Cuando estás en un estado que no estás ganando partidos que te está costando, pues parece que todo vaya en contra. Entonces yo creo que el estado psicológico es el que se entrena menos. En mi caso lo he ido trabajando en los últimos años más que antes. Lo he ido trabajando menos quizá que lo que debería, pero yo veo en los jugadores que igual es el factor que menos se trabaja.

Marcel en el futuro

De cara a tu futuro, en cinco años no porque creemos que seguirás compitiendo, pero en diez, ¿cómo te ves? ¿Seguirás ligado al mundo del tenis?

Pufff (se ríe). Sí que me gustaría estar involucrado en el mundo del tenis. Al final el tenis es un deporte que desde pequeño me enamoró y compartir mi experiencia con otros chicos que intenten ser profesionales a cualquier nivel es algo que me hace ilusión.

Tu sueño hasta que te retires

Disfrutar del tenis. Que el día a día sea llevadero, que me sienta competitivo y sobre todo que disfrute del tenis.

 

Facebook

Translate