Crónicas

Djokovic consigue la victoria No.300 en Grand Slam



Djokovic Raonic Open Australia
Djokovic en el Open de Australia | Foto: atptour.com

Novak Djokovic salió victorioso en el duelo de los octavos de final. El de Belgrado superó en cuatro mangas a su rival (7-6(4), 4-6, 6-1, 6-4). En la siguiente ronda se medirá al alemán Alexander Zverev. 

El tenista serbio estaba en las últimas horas en el ojo del huracán por si iba a ser capaz de jugar el partido. En su duelo de tercera ronda estuvo al límite por una lesión en el costado ante Taylor Fritz. Por su parte el canadiense llegaba dejando buenas sensaciones ante Fucsovics en su último partido. El serbio le había ganado siempre, en los once encuentros que habían disputado.

Raonic tenía que estar acertado con su mejor arma, el servicio para impedir que su rival pudiera alargar los puntos desde el fondo de la pista. El canadiense llevaba la iniciativa en el partido y Djokovic estaba algo incómodo. Se le notaba que quería ir demasiado rápido. Raonic sufría con algunos servicios y el serbio llegó a disponer de dos bolas de rotura, pero en ninguna acertó. Al final la primera manga se marchaba al tie break. La experiencia de Nole le valieron para llevarse un set que pudo cerrar antes que no estuvo acertado en las bolas de break que tuvo.

La segunda manga empezaba con muchas alternativas al resto y opciones de los dos para quebrarse. Ninguno lo logró tras dos igualados juegos y el serbio llevaba la iniciativa con el 2-1 a su favor. Fue entonces cuando después de una rotura para el canadiense llegaron los problemas para el serbio con malos gestos que hacían ver que el dolor estaba presente. Djokovic sufría mucho sobre todo cuando llegaba en carrera a golpear la derecha. Raonic lo aprovechó y se acabó llevando la segunda manga para igualar el partido.

Salió otra versión de Djokovic mejorada que se unió a los fallos de Raonic. El serbio estaba más sólido poniendo más bolas en la pista. Djokovic tardó poco en sentenciar el set y es que tras un doble break, en solo 29 minutos se llevaba el tercer parcial para tomar nuevamente las riendas del partido.

Raonic tenía que cometer menos fallos para intentar forzar ese quinto parcial. Nole tuvo en el tercer juego dos bolas de break pero no lo aprovechó. El canadiense no paraba de sufrir con el servicio, pero estaba acertado salvando las situaciones límites. Así llegaron al 4-4. Las cosas se pusieron mal para Milos que tras dos grandes restos de su rival el marcador estaba 0-30 y saltaban las alarmas. Otro fallo a la red era el 0-40. A la tercera lo consiguió y tenía en sus manos el servicio para cerrar el duelo. Djokovic se amarró en la pista y no falló para llegar a los cuartos de final en los que se enfrentará a Alexander Zverev.

Facebook

Translate