Grand Slam

Las claves del nuevo saque de Rafa Nadal



Rafa Nadal sacando
Rafa Nadal sacando durante un partido | Foto: elintransigente.com

Existía cierta incógnita en relación al rendimiento de Nadal. Los largos meses sin competir tras el US Open dejaban entrever que el inicio del mallorquín no sería el más cómodo. Y esto último se confirmó en Brisbane, donde no pudo disputar encuentro alguno debido a una distensión muscular. Preparado o no, se enfrentaba al reto de Australia un año más, lugar en el que ha sufrido una retahíla de lesiones a lo largo de su carrera. Un nuevo servicio con menos desgaste físico puede ser la clave de esta temporada.

No obstante, el inicio en el primer Slam del año fue ciertamente asequible para él. Uniformado con un nuevo modelo de Nike, que recurre de nuevo a la camiseta sin mangas de un color naranja chillón, consiguió decantar el encuentro por 6-4, 6-3 y 7-5 en poco más de dos horas de encuentro. La colección de golpes ganadores se acompasó de un buen ritmo de piernas desde la línea de fondo, que permitió mucha amplitud a sus golpeos. Pese a un comienzo del segundo set algo dubitativo, logró reponerse y concatenar hasta seis juegos de manera consecutiva. Y de ahí, lograr un nivel de solvencia lo suficientemente efectivo como para acercarse a estrechar la mano de su rival sin apenas haber sufrido en pista.

La nueva mecánica en el servicio de Nadal

Pero sin duda el atractivo era, al margen del look desenfadado de antaño, la nueva mecánica de saque del mallorquín. Tras los ríos de tinta vertidos acerca de su nuevo servicio, pudimos comprobar que en partido oficial el plan sigue adelante, y que la suave modificación del gesto para poner en juego la pelota busca dotar de mayor contundencia a su juego. El nuevo ritual requiere una menor flexión de las rodillas y un salto inferior al de la anterior mecánica, lo que favorece en alto grado a la hora de eludir el desgaste. Por otro lado, incrementa la velocidad de la pelota al contactar con el suelo de la pista, dificultando aún más el resto del rival. También se produce de este modo una modificación en el segundo servicio, disminuyendo al efecto liftado de la bola y, por tanto, siendo un golpeo más plano y directo.

Por tanto, con este nuevo incentivo en su juego y una victoria alentadora, avanza el de Manacor a la segunda ronda del torneo, que le enfrentará al australiano Ebden.

Translate »