Noticias

Carreño puede con Cilic su bestia negra en los JJOO Tokio

Carreño Cilic JJOO Tokio
Carreño puede con Cilic. Foto: Olympics

El jugador español, ingresó en los octavos de final de los Juegos Olímpicos. Pablo Carreño remontó a Marin Cilic para ganarle por 5-7, 6-4, 6-4 en dos horas y 25 minutos de duración. Espera oponente del duelo entre Max Purcell y Dominik Koepfer. 

Después de mostrar buenas sensaciones ante Tennys Sandgren en su debut, el tenista que ha llegado a esta cita olímpica como el No.1 español se topaba con un Marin Cilic que venía de sufrir mucho cercano a quedarse fuera de competición ante el brasileño Joao Menezes. Era la quinta vez que se enfrentaban y el croata se podía considerar su bestia negra ya que le había ganado cuatro de los cuatro partidos disputados. Tres sobre pista rápida y uno sobre tierra batida.

Oportunidades mínimas

El tenista croata sirvió a las mil maravillas en el primer parcial que Carreño apenas se pudo acercar a tener opciones al resto. Buenos primeros saques, y sensaciones muy buenas con su golpe de derecha. Ese patrón se vio en muchos momentos para que al resto pudiera intentar presionar algo al español ya que se encontraba fresco. A lo largo del set, dispuso de una bola de break aunque obligó a Pablo estar alerta en todo momento. El sexto cabeza de serie, por su parte, en el 5-5, llegó a un deuce por primera vez al resto, pero no lo consiguió solventar. Acto seguido, llegó una bola de quiebre que era bola de set, y ahí finalizó con un 7-5 en 53 minutos.

El segundo parcial estaba teniendo una tónica bastante similar y era el estar concentrado en todo momento ya que una pérdida de servicio iba a ser muy significante. Así ocurrió pero en esta ocasión el protagonismo fue para el asturiano que le valió para ponerse 3-2, y mantener la diferencia hasta el desenlace. Ese set finalizó tras 44 minutos.

El último set no iba a ser para menos y la situación volvió a ser igual. Los turnos de servicio continuaban siendo infranqueables, excepto cuando Carreño en el segundo juego al resto que tenía, se acercó a un 15-40. Costó ya que Cilic, puso el camino al deuce, pero a la tercera bola de quiebre, rompió. Continuó hasta el final con esa diferencia, dando la vuelta a un duelo muy complicado ante un oponente que históricamente no se le ha dado nada bien y con el que por su fuerza mental y su valía, pudo frenar su buen hacer, para continuar en liza en estos Juegos Olímpicos.

Translate