Estadísticas

Zverev y la diferencia de jugar con primero o segundo servicio

zverev atp infosys primer segundo saque atp cup melbourne
Zverev durante un partido en el Open de Australia 2020 | Foto: @australianopen

Según el análisis de Infosys ATP Más allá de los números, se demuestra la importancia de jugar con primeros saques durante los respectivos turnos de servicio. Alexander Zverev, por ejemplo, cambió radicalmente su rendimiento tras su mala ATP Cup, donde según este estudio hizo una media de 2.94 segundos saques por juego. En Melbourne bajó hasta un 1,19. 

Bien es sabido que, de entre los mejores jugadores del mundo, Alexander Zverev es, probablemente, el que muestra más inconsistencia con su servicio. El día en el que su primer servicio funciona, el alemán se siente capaz de ganar a cualquiera. Sin embargo, cuando se atasca con ese golpe y se ve obligado a jugar con demasiados segundos, sus evidentes problemas a nivel mental salen a relucir. Así lo refleja el último análisis de Infosys ATP Más allá de los números, que repasa el rendimiento al servicio del de Hamburgo tanto en la ATP Cup como en el primer Grand Slam de la temporada, el Open de Australia, y que revela importantes diferencias en cuanto al número de primeros o segundos servicios por juego y, en general, a su récord de victorias y derrotas.

Zverev, el mejor top10 al servicio en Melbourne

El estudio de la ATP muestra que, durante el pasado Open de Australia, Zverev lideró de la lista de top10 con menos segundos saques por juego, con un 1,61. En la segunda plaza se situó Gael Monfils con un 1,91. Alemán y francés fueron los únicos en rebajar su media de segundos saques por debajo de los dos por juego. El promedio total del top10 fue de 2.18. Además de estos dos, otros cuatro jugadores también se situaron por debajo de ese promedio:

Novak Djokovic (2,02), Rafa Nadal (2,03), Stefanos Tsitsipas (2,10) y Roger Federer (2,15). Los otros cuatro restantes miembros del top10 que superaron esa media fueron Dominic Thiem (2,34), Matteo Berrettini (2,38), Daniil Medvedev (2,52)  y David Goffin (2,77).

La ATP Cup y Melbourne, los contrastes de Zverev

En el caso de Zverev, es palpable cuan importante supone su servicio para sus aspiraciones de salir victorioso o no durante los partidos en el circuito. Durante la pasada ATP Cup, el alemán fue más noticia por sus comportamientos extradeportivos (rotura de raquetas, discusiones con su padre y entrenador Alexander Zverev Sr, entre otras cosas), que por su rendimiento sobre la pista. El balance resultó desolador: tres derrotas en sus tres partidos, 31 dobles faltas en sólo nueve sets y una media de segundos saques por juego de 2.94. De los 91 juegos al servicio que afrontó, en 60 de ellos tuvo que recurrir al segundo servicio.

Existen jugadores, el big3 entre ellos, que no necesitan de un gran rendimiento con su primer servicio para decantar a su favor la mayoría de sus encuentros. Es ahí donde reside la importancia del factor mental a la hora de dar ese salto cualitativo que todo el mundo busca. En el caso de Zverev, queda clara su excesiva dependencia de su servicio. Si este golpe funciona, el alemán es temible y se ve capaz de todo. Por contra, el día o el torneo en el que no está fino con él, las dudas asaltan su cabeza convirtiéndolo en un tenista frágil capaz, en este caso, de derrumbarse como un castillo de naipes en cuestión de segundos. Además, claro está, de mostrar su peor cara en cuanto a su comportamiento en pista se refiere.

Precisamente, nada de esto último se vio en el pasado Open de Australia, donde ya hemos comentado que el servicio de Zverev experimentó una notable mejoría. El alemán rompió la barrera de los cuartos de final de Grand Slam por vez primera en su carrera, alcanzando las semifinales con un balance de 5-1 en victorias y derrotas. De sus 118 turnos al servicio, 99 de ellos fueron con primer servicio. Esto significó que sólo utilizó una media de 1,19 de segundos durante un juego. Las dobles faltas también bajaron radicalmente, con 14 en 20 sets.

Isner, el líder en este apartado desde 2015

Como en casi todos los aspectos que tienen que ver con el servicio, el gigante de Greensboro aparece al frente, liderando dicha estadística en las últimas cinco temporadas. En 2015 y 2016 necesitó 1,82 segundos saques por juego, en 2017 bajó a 1,78, mientras que en 2018 y 2019 sus parámetros se establecieron en 1,96 y 1,71, respectivamente.

Es una obviedad que es imposible conectar un 100% de primeros servicios dentro, de ahí la importancia de contar con un segundo servicio consistente y poder tirar de él en momentos de extrema dificultad. Sin embargo, tener que recurrir a él con demasiada frecuencia, digamos en unos tres puntos por juego, podría llegar a dar casos como el del bueno de Zverev. El equilibro ideal sería estar en torno a los dos puntos de media por juego.

Sobre el autor

manugarci2008

Periodista. Apasionado del deporte, en general, y del tenis en particular.

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario

Translate »