Crónicas

Ugo Humbert se corona en Amberes



humbert de miñaur amberes
Humbert celebra un punto en el ATP Amberes | Foto: atptour.com

Ugo Humbert derrotó a Alex de Miñaur en la final de Amberes (6-1/7-5(4)). El francés desdibujó por completo al australiano en el primer parcial y remontó en el tie break del segundo un 3-1 en contra. Su servicio y su precisión fueron claves en la consecucíon de su segundo título ATP tras el cosechado en Auckland 2020.

Alex de Miñaur (29º) y Ugo Humbert (38º) se veían las caras por primera vez en un partido ATP en la final de Amberes. Los dos buscaban inaugurar sus vitrinas de este año tras una semana muy buena en el torneo 250 belga. El australiano llegaba tras superar a Dimitrov en un thriller de encuentro mientras que el francés salvaba cuatro bolas de partido en el segundo set frente a Evans para certificar su victoria en el tercero.

Humbert comenzaría el encuentro más enchufado colocando el 0-2 en el marcador. Conectaba restos profundo desde el primer resto, lo que incomodaba al “aussie”. El mismo resolvía con autoridad su segundo turno de saque para frenar la hemorragia. El galo apenas era movido por su rival pero se enredaba en algunas ocasiones con errores no forzados.

El número uno australiano estaba siendo dominado por el francés, que se jugaba los golpes cuando la bola se quedaba algo más franca. De nuevo rompía a la altura del sexto juego a la quinta oportunidad. De Miñaur no se encontraba y su velocidad tampoco le salvaba de los palos de Humbert. Este no daba opciones al “aussie” y se hacía con el primer parcial por 6-1 en 37 minutos.

En búsqueda de la igualada

La octava cabeza de serie buscaba reaccionar en el segundo pero su rival no pretendía cambiar el guión. Agarrado a su pegada y a su alto porcentaje en primeros, el de Metz se mostraba muy confiado en su plan. El revés de Miñaur no carburaba, por lo que se invertía cada vez más para sacar adelante los puntos. Gracias a este ajuste, los peloteos empezarían a igualarse algo más.

La mejora en su resto era una realidad y a diferencia del primer set, parecía contar con un plan de juego. Así, conseguía poner el 3-2 a su favor para meter presión a su rival en el sexto juego. El francés no se amilanaba y sacaba sus servicios adelante sin mayores reparos. De hecho, tras ocho juegos disputados (4-4), no se había producido ninguna oportunidad de rotura. Precisamente Humbert encaraba las dos primeras en el noveno pero de Miñaur se iba a la red para salvar la papeleta.

La hora de la verdad

De Miñaur restaba para empatar el partido. A pesar de cometer una doble falta, el francés cortaba por lo sano y se marchaba a la red para empatar de nuevo en games. Volvía de Miñaur a ganar su servicio cómodo pero en este caso se quedaba a un punto de bola del set.

El australiano abría una primera brecha en el tie break a merced de un fallo de Humbert. Sin embargo, encadenaba dos errores consecutivos para el 3-3 con saque para su rival. Cada punto era una batalla sin cuartel que se decidía por pequeños detalles. Finalmente, Humbert se convertía en el dueño del escenario por 7-4 tras más de una hora y media de choque. 

Translate »