Crónicas

Tsitsipas deja sin premio a Aliassime y retiene el título en Marsella



tsitsipas auger-aliassime crónica atp 250 marsella 2020 final
Tsitsipas golpea una derecha en Marsella | Foto: @atptour

El griego finiquitó una espléndida semana reteniendo su título de campeón en el ATP 250 de Marsella, torneo que se disputa sobre superficie dura bajo techo. En una final bastante controlada por su parte (6-3 y 6-4), el número seis del mundo sumó su quinto título como profesional, el primero de este 2020. Aliassime volvió a ser la cruz. Cinco de cinco en finales perdidas para el joven de 19 años.

Llevaba toda la semana exhibiendo un magnífico nivel pero le quedaba mostrarlo en la final para redondear el éxito. Así lo hizo Stefanos Tsitsipas, actual número seis del mundo y que hoy ha conquistado su segundo título consecutivo en el torneo de Marsella, de categoría 250, al derrotar en el último encuentro al canadiense Félix Auger-Aliassime en dos mangas (6-3 y 6-4). Quinto entorchado para el griego, que sale de la ciudad francés repleto de confianza. Todo lo contrario que Aliassime, que ya cuenta con cinco finales perdidas en su corta carrera como profesional. El primer título tendrá que seguir esperando para el joven canadiense, que figura esta semana en el puesto 18 del ránking ATP.

El comienzo fulgurante de cada día de Tsitsipas

El primer sólo tuvo dos colores: el azul y el blanco que conforman la bandera griega, la cual que Stefanos Tsitsipas no cesa en ondear cada vez que salta a una pista de tenis. El campeón defensor repitió el guión de sus anteriores encuentros durante la semana. Formidable al servicio, sin conceder prácticamente ni un error no forzado desde el fondo de pista y aprovechando cada oportunidad que se le presentaba al resto.

Aliassime saltó convencido de sus posibilidades pero enseguida se dio de bruces ante la muralla que tenía enfrente, un Tsitsipas que no tardó en ponerse por delante en el marcador. Apenas en el segundo turno del saque del canadiense, el griego se fabricó sus primeras dos opciones de break, bien salvadas por Auger con sendos puntos de saque. Pero cuando parecía que el peligro había pasado, el canadiense se atascó con su derecha y terminó cediendo el servicio con dos errores claros (3-1).

La superioridad del número seis del mundo estaba siendo, cuanto menos, evidente. Su saque abierto, letal durante toda esta semana, continuaba funcionando a las mil maravillas. Luego, desde el fondo, Aliassime lo intentaba de todas las maneras posibles, pero siempre se encontraba con la respuesta del griego, que pudo ampliar en varias ocasiones su ventaja en el marcador. No lo necesitó, no obstante, para poner el 6-3 en su casillero, aunque terminó sufriendo, eso sí, para ello. Aliassime dispuso de tres break points para recuperar el sitio en el set pero todos y cada uno de ellos fueron neutralizados por un Tsitsipas muy concentrado y reaccionando con brillantez en esos momentos de presión.

Tsitsipas sentencia por la vía rápida

Menos brillante, pero igualmente efectivo. Así fue el segundo set de Tsitsipas. El griego volvió a dar primero con un break en el quinto juego (3-2) merced a un passing shot espectacular con su revés cruzado. El exceso de relajación, probablemente el único de todo el partido y de todo el torneo, le costó un rápido contrabreak por parte de un Aliassime que trataba de quemar sus últimas opciones. Pero esas opciones terminaron por esfumarse definitivamente al ceder otra vez su servicio el canadiense, que pagó su frustración estrellando la raqueta contra el suelo.

Tsitsipas le había concedido una oportunidad a su rival de reengancharse al partido pero éste no la había hecho efectiva. Era evidente que el griego no estaría dispuesto a dar más vida a su ya moribundo rival. Y así fue. Lo único que pudo hacer Aliassime antes de encajar una nueva derrota en una final ATP fue maquillar el resultado y que fuera, al menos, su rival el que lo ganase con su servicio. Sin llegar a la hora y media de juego, Tsitsipas puso el broche de oro a una semana perfecta (6-4) para estrenar su palmarés en este 2020 y sumar su quinto título como profesional.

Cinco, ese el número, el maldito número, que ahora ostenta Félix Auger-Aliassime en cuanto a finales perdidas. El balance no puede ser más desolador para el joven canadiense. Cinco finales cedidas y todas ellas sin ser capaz de sumar un sólo set. Lo positivo y a lo que tratará de agarrarse el de Montreal es que su carrera como tenista profesional no ha hecho más que empezar y que, a buen seguro, la mayoría de jugadores hubiera firmado haber disputado cinco finales ATP con sólo 19 años.

Del flamante bicampeón, poco más que decir. Su semana ha sido arrolladora, cuatro partidos resueltos de manera insultante y con la confianza nuevamente por las nubes tras un complicado inicio de año. Ahora, el griego volará de forma inmediata a Dubai donde también deberá hacer frente a los 300 puntos de finalista que logró en la pasada edición.

Facebook

Translate