Challenger

Shimabukuro inaugura su palmarés Challenger

shimabukuro cazaux challenger nonthaburi
Shimabukuro golpeando un revés en el Rakuten Open | Foto: Hiroshi Sato /Rakuten Open

El japonés logra su primer trofeo Challenger tras una gran semana. Shimabukuro ha sido muy superior a un Cazaux que termina con su racha (6-2, 7-5).

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

La final en el Challenger de Nonthaburi 3 en la tercera semana de estos torneos que se disputaban en Tailandia enfrentaba a Arthur Cazaux contra Sho Shimabukuro. El francés era el hombre de estos torneos que había salido campeón en la segunda semana y llegaba nuevamente a otra final después de trece victorias consecutivas. Enfrente Shimabukuro que disputaba su primer la final del circuito Challenger después de una gran semana.

Shimabukuro se da una alegría

Cazaux comenzó sufriendo y ya tuvo que salvar dos bolas de break en el primera turno de saque. Shimabukuro parecía estar mejor físicamente y con más energía en sus desplazamientos. El asiático gracias a un break se marchaba hasta el 3-1, pero no le fue suficiente ya que seguía presionando al joven jugador francés que no estaba tan inspirado como otros días, quizás fruto de ese cansancio de llevar tantos días consecutivos en la pista ganando una y otra vez. Nuevamente otro break le mandaba hasta el 5-1 al nipón, mientras que Arthur solamente pudo maquillar el marcador con el 2-5, ya que finalmente por 6-2 Shimabukuro se llevaba la primera manga.

Mucha más igualdad hubo en el segundo parcial. Cazaux seguía sufriendo, pero era capaz de llevar la iniciativa en el marcador y así pasar la presión al otro lado. El francés estaba esperando su momento, pero no llegaba y es que Shimabukuro se mostró muy sólido y sin nervios durante todo el segundo parcial. Además tenía una oportunidad de oro en el décimo juego con el 30-40 y aprovechó esa bola de break luego con su servicio. A la tercera bola de partido por 7-5 cerraba el encuentro y lograba así su primer título en el circuito Challenger.

Sobre el autor

Daniel Escudero

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario