Crónicas

Mente fría: Rune desata su poderío en la tierra batida de París

Rune Kovalik Roland Garros
Rune por pegar una volea | Foto: Paul Zimmer - ITF

Holger Rune sigue demostrando su capacidad para cerrar los partidos en momentos cruciales, en este caso hizo lo propio contra el eslovaco Kovalik en la tercera ronda del Abierto de Francia. El joven de Dinamarca eliminó en sets corridos a su rival para meterse en los octavos de final, allí lo espera Alexander Zverev. 

Resultados ATP Roland Garros 2024

Rune avanza con fuerza en Roland Garros

Después de escapar de una verdadera contienda en la segunda ronda, Holger Rune (13°) chocaba raquetas con el eslovaco Jozef Kovalik (145°) en busca del pase a octavos de final del Abierto de Francia. El tenista danés llegaba a este duelo luego de batallar casi cinco horas con el italiano Cobolli en la fase previa, ganándole en cinco sets. Kovalik entró al cuadro principal como Lucky Loser (perdió en la Qualy, pero ingresó en lugar de otro tenista que se bajó) y previamente eliminó a un duro rival como lo es Khachanov. En los números, Rune figuraba como el favorito, pero ha sembrado tantas dudas en el nivel de su tenis que no se esperaba un resultado abultado.

El danés aceleró y se quedó con el set

Los primeros juegos fueron bastante cerrados, los tenistas lograron sostener el servicio tratando de imponer su juego. No había cambios de ritmo y las variantes eran pocas, quien golpeaba más fuerte se quedaba con el punto. La propuesta de los jugadores era similar, acelerar por un lado para definir por el otro. Kovalik fue el primero en jugar pelotas cortas, pero muy pronunciadas, fáciles de alcanzar para el danés. Rune se contagió de la táctica y ejecutó tres drops seguidos, ganando con eficacia su turno de saque.  Sin más detalles, servicio a servicio, los números se mantuvieron enredados hasta el duodécimo game. Holger decidió apretar el acelerador, atacó continuamente y consiguió quebrar para ganar el primer parcial por 7-5.

Rune desenvolvió su mejor tenis

En la siguiente manga, el danés fue un torbellino de potentes ejecuciones, si bien no se destacó tanto desde el saque, la segunda pelota la descocía. Rune se apropió rápidamente de un quiebre para sacar ventaja y jugar con más soltura. Kovalik no podía clavar los pies sobre la tierra, su rival no lo dejaba respirar, la diferencia de velocidad era cada vez más notoria. El jugador danés fue muy inteligente a la hora de jugar los puntos, empezó a variar los tiros, moviendo al eslovaco por toda la cancha. Holger volvió a romper el saque de su oponente en el sexto juego y posteriormente cerró el segundo set con un sobresaliente 6-1.

Holger mantuvo la consistencia en el desempate

El tercer parcial fue un poco más apretado con dos quiebres tempranos, uno de cada lado de la red. Rune parecía escaparse en los dígitos, pero el eslovaco todavía tenía propuestas efectivas para dar. La pelota se hacía cada vez más pesada, era complicado calibrar el golpe para conseguir ángulos abiertos. Los impactos de Kovalik llevaban colocación, pero le daba tiempo al danés de llegar armado para pensar con claridad la ejecución. Rune selló un break en el noveno juego, lo que le otorgó la chance de sacar para partido, aunque el eslovaco se iba a interponer quebrando el servicio del danés. La tercera manga se definió en el tiebreak, donde Rune mostró toda su jerarquía y mentalidad para adueñarse del triunfo con parciales de 7-5, 6-1, 7-6.

Sobre el autor

Bautista Arguello

Comentar...

Click aquí para escribir un comentario

Ads