Noticias

Murray: “Fuera de la pista soy bastante diferente, más relajado”



murray declaraciones infancia big4
Murray durante una rueda de prensa en el torneo de Colonia | Foto: gettyimages.es

El tenista escocés concedió una entrevista al diario The Guardian donde reveló aspectos más personales relacionados con su infancia, su estancia en la Academia Sánchez-Casal de Barcelona cuando apenas era un adolescente y quién cree que se retirará antes del Big4. 

Lamentablemente, Andy Murray vuelve a pasar por penurias a nivel físico. Hace unos días, el escocés anunció su baja en el torneo de Colonia 2 por problemas en su psoas izquierdo, concretamente una tendinitis en esa zona que venía arrastrando desde el pasado US Open. Mientras inicia su enésimo intento de recuperarse y poder volver al más alto nivel, el de Dunblane tuvo tiempo para conceder una entrevista más personal al diario británico The Guardian en la que habló de su infancia, marcada por el trágico tiroteo que sufrió en el colegio de su ciudad natal en 1996, siendo apenas un niño, de su estancia en Barcelona en la Academia Sánchez-Casal y cómo se ve él mismo fuera de la pista, reconociendo que su personalidad cambia bastante cuando se encuentra alejado de una raqueta de tenis.

Una infancia marcada por un trágico suceso

Mi primer recuerdo podría ser mi primer día en el colegio, cuando tenía cuatro o cinco años, aunque tampoco recuerdo mucho sobre aquello. Tanto mi hermano Jamie como yo tuvimos varios momentos difíciles en nuestra infancia: el divorcio de nuestros padres y obviamente, lo sucedido en Dunblane en el colegio. Sin embargo, también tuvimos la oportunidad de disfrutar jugando al tenis”. 

Paso por Barcelona de adolescente

Si pudiese volver atrás, me gustaría volver a Barcelona cuando tenía 15 años. Fue la primera vez que me sentí libre. Hay gente que siente eso cuando acaban el colegio o comienzan la universidad. Disfruté mucho allí e hice un montón de amigos”. 

Muy diferente fuera de las pistas

La gente que me ve por la televisión piensa que siempre estoy muy intenso, malhumorado o difícil. Pero fuera de la pista soy bastante diferente, muy relajado. No me enfado, no rompo cosas, no pego puñetazos a las paredes, tampoco grito. Esa actitud sí la tengo en una pista de tenis”. 

Poco aficionado a volar

No soy un gran aficionado a ello, por decirlo así. Especialmente, cuando no puedes ver lo que sucede en la cabina y tú no tienes el control. Sé que es completamente irracional, sobre todo porque es mucho más seguro si lo comparas con conducir un coche”. 

El único jugador que lo intimidó

El único hacia el que me sentí realmente intimidado, y no sé exactamente por qué, fue Marat Safin. Jugué contra él cuando era muy joven, en Cincinnati 2005. A veces hablaba con él y era muy agradable, pero otras veces no. No sabía realmente si yo le caía bien o no”. 

Deseo de permanecer joven

Me gustaría ser siempre joven y poder seguir compitiendo al tenis durante toda mi vida. Una vez que te vas haciendo mayor, tu tiempo para hacer esas cosas se va acabando. Ojalá pudiese vivir más tiempo en el momento, aprovechar y visitar de nuevo todas estas ciudades a las que he tenido oportunidad de ir”. 

Ni optimista ni pesimista

Yo soy realista. Quiero aceptar la realidad tal como es. No me gusta cuando la gente trata de ver las cosas de forma demasiado optimista, ni al contrario. En la vida, algunas cosas son una mierda y otras son buenas, pero no puedes esperar que sean buenas todo el tiempo”.

Cosas que no acepta

Existen ciertas situaciones que me deprimen mucho y no las entiendo, como el maltrato animal o la gente que viene de fuera en barcos o balsas porque no tienen otra opción. No me gusta el tratamiento mediático que reciben. Estas personas vienen de países en los que hemos estado potencialmente involucrados. Están arriesgando sus vidas y las de sus familias. Imagínate lo difícil que ha sido para ellos tomar esa decisión”. 

Ninguna creencia en dios

Desearía que lo hubiera, de verdad, pero no creo que exista uno. Si realmente lo hubiese, seguramente utilizaría su poder para acabar con el sufrimiento que hay en el mundo. Siempre se nos hace ver a Dios como algo realmente bueno, pero por qué se permitiría, entonces, que existiese tanto sufrimiento en el mundo. Eso es algo que no entiendo”. 

Su momento más difícil

Estoy acostumbrado a que la gente diga cosas horribles sobre mí, ya no dejo que eso me moleste. Pero sí hubo una vez que me enfadó de verdad. Recuerdo que tras perder las semifinales de Wimbledon 2011 frente a Nadal se me acercó un tipo y me llamó maldito perdedor. Fue un momento de mi carrera en el que tuve muchas dudas, lo encontré bastante dañino”. 

Última vez que lloró

La última vez fue cuando hice las maletas hacia Nueva York este verano. No me había ido de casa desde Noviembre y me había acostumbrado a estar junto a mi familia durante siete meses”. 

El miembro del Big4 que se retirará antes

Yo diría que Federer, más que nada porque tiene 39 años, pero quién sabe. Si algo realmente malo le volviese a pasar a mi cadera, por ejemplo, no podría hacer nada”. 

Translate »