Curiosidades

Michael Chang pasó a la historia en Roland Garros



Título Chang Roland Garros
Chang y Edberg en la final de Roland Garros 1989 | Foto: atptour.com

El tenista estadounidense se merece un artículo individual después de su gran hazaña en 1989. Ese año se convirtió en el campeón más joven de un Grand Slam en la Era Open. Sumó la Copa de los Mosqueteros con 17 años y 3 meses ganando en la final a toda una leyenda como Stefan Edberg.

Roland Garros siempre es un torneo especial. Es uno de esos torneos marcados en rojo en el que cualquier tenista sueña con salir el último día levantando el trofeo de campeón en la Philippe Chatrier. Poca gente podía imaginar lo que iba a ocurrir en 1989. Lendl, Becker, Wilander, Edberg y Agassi entre otros eran los favoritos para salir victoriosos en el segundo Grand Slam de la temporada.

Ya se hablaba del potencial de un chico joven llamado Michael Chang que todavía no tenía los 18 años. Un jugador con mucho talento y desparpajo dentro de la cancha. De todas formas nadie imaginaba que iba a ser posible su triunfo por la experiencia que poseían sus rivales en este tipo de torneos en los que la presión es máxima y debes estar al máximo durante dos semanas para acabar ganando un Major.

La primera semana

Chang era el decimoquinto cabeza de serie a pesar de su edad. Comenzó con nervios y en su debut cedió la primera manga en un tie break ante el belga Masso. Ua vez soltados los nervios acabó remontando con rosco incluido para plantarse en la segunda (6-7, 6-3, 6-0, 6-3). En segunda ronda llegaba Pete Sampras, que a pesar de no ser un tenista fiable sobre arcilla siempre era uno de los mejores de la historia. Pocos esperaban un resultado tan cómodo para un Chang que seguía abriéndose camino y ganando confianza (6-1, 6-1, 6-1).

En tercera ronda el rival fue Francisco Royg, un español que llegaba desde la qualy. Podía ser un partido trampa pero es que Chang seguía tocado por una varita y jugando un tenis perfecto. Otro duelo que se solventó por la vía rápida (6-0, 7-5, 6-3) con el segundo rosco a su favor en el torneo. La cuarta ronda le enfrentó nada más y nada menos que al primer clasificado y máximo favorito al título, Ivan Lendl. Un duelo estaodunidense por todo lo alto que iba a marcar el camino de Chang. Michael demostró toda su personalidad y aplomo en la cancha después de perder las dos sets por un doble 4-6, pero acabó ganando en la quinta en uno de los mejores encuentros que se recuerdan en Roland Garros (4-6, 4-6, 6-3, 6-3, 6-3).

La segunda semana

Tras este triunfo Chang ganaba enteros y se confirmaba como uno de los favoritos a ganar el título. Un chaval de 17 años que estaba plasmando un tenis total. Una de las sorpresa de ese torneo fue el estadounidense Ronald Agenor que sin ser cabeza de serie se había colado en los cuartos de final y era el próximo rival de Chang. Fue un partido de altibajos pero en el que la solidez de Chang se acabó imponiendo (6-4, 2-6, 6-4, 7-6).

En las semifinales tampoco iba a tener a un tenista con un gran cartel. Su rival fue el ruso Chesnokov. Otra vez se volvió a dejar una manga, pero en el tercer y cuarto set demostró ser superior en los momentos claves que deciden al ganador de un partido. Final por todo lo alto la que esperaba ese año en Roland Garros, ante Stefan Edberg que era el favorito. En cambio Chang después de su victoria ante Lendl había creído en sus posibilidades. Sin duda que fue un partido para ver una y otra vez que se decidió en el quinto set. El sueco tomó la iniciativa y después de tener la segunda y tercera manga estaba cerca de conseguir el triunfo, en cambio Chang acabó remontado (6-1, 3-6, 4-6, 6-4, 6-2) para sumar su primer Grand Slam y convertirse en historia del tenis.

Facebook

Translate