Noticias

Martínez pisa fuerte ante Tabilo en el Argentina Open

Martínez Tabilo Argentina Open
Pedro Martínez celebra un punto | Foto: atptour.com

El español ha empezado de la mejor manera en el Argentina Open. Victoria cómoda ante un rival que venía con mucha confianza tras su gran semana en Córdoa, Alejandro Tabilo (6-2, 6-4). En la siguiente ronda el partido ante el cuarto cabeza de serie, Fognini.

Pedro Martínez debutaba en el Argentina Open ante un rival que venía con mucha confianza. El chileno Alejandro Tabilo había cuajado su mejor semana como profesional la semana pasada en el ATP Córdoba llegando hasta la final. A pesar de no haber podido llevarse el título ante Albert Ramos había demostrado todas sus virtudes para ser un jugador a tener en cuenta en la gira de arcilla. Era el primer enfrentamiento entre ambos. Se esperaba un duelo igualado, aunque el cansancio físico de Tabilo podía ser un hándicap a tener en cuenta.

Martínez empieza con el pie derecho

El chileno no empezó con la intensidad necesaria y veía como su rival se marchaba hasta el 4-0. Martínez estaba muy cómodo con su servicio y acercado al resto para empezar a dominar. Tabilo necesitaba un punto más de intensidad y de movilidad para poder plantar cara a un jugador que estaba muy sólido. El chileno no lograba despertar a tiempo y veía como el español en tan solo 30 minutos se llevaba la primera manga por un contundente 6-2 y dejando sensaciones de ser muy superior sobre la pista del Argentina Open.

El público chileno intento animar a su jugador, que veía como las cosas todavía se ponían más complicadas cuando Martínez comenzaba 2-0 arriba en la segunda manga. Tabilo siguió peleando y tras un buen sexto juego ponía las tablas con el 3-3, recuperando esa desventaja que tenía en el marcador. En cambio, poco le duró la alegría ya que rápidamente Martínez con un contrabreak ponía el 4-3 a su favor. Desde ese momento el español no bajó el ritmo y finalmente por 6-4 se acababa llevando el duelo y clasificando a los octavos de final.

 

Translate