WTA

Jelena Ostapenko sin rumbo en 2019

Ostapenko golpea un revés
Ostapenko golpea un revés | Foto: www.wtatennis.com

La jugadora letona está pasando por su peor crisis desde que es profesional. Jelena Ostapenko se encuentra en el número 31 del ranking pero sin rumbo y sin encontrar buenas sensaciones. La parte positiva es que solo tiene 21 años. ¿Volverá su mejor versión?

Allá por 2014, una joven letona se proclamaba campeona de Wimbledon júnior. Se veía en ella un talento innato para conectar golpes ganadores, sobre todo con una grandísima derecha, y una velocidad endiablada. Poco a poco, fue creciendo, y en 2014 ganó varios títulos de forma consecutiva en Pula, y empezó a demostrar todo su tenis.

Ya el año anterior, alcanzó la final en Quebec, cayendo ante Beck. En ese mismo año, se cargó a Carla Suárez, que era top-10 en ese momento. Participó en Wimbledon, con una wildcard conseguida gracias a su título del año anterior en categoría júnior. Tras el buen año en 2015 en ITF, y al final en WTA, se esperaba mucho de ella en 2016, y comenzó el año con un dantesco espectáculo en Auckland, donde tras ir set y break arriba ante Naomi Broady, y tras perder el segundo set, e irse al tiebreak, tras no llegar a una pelota, lanzó la raqueta, estando a punto de impactar con un recogepelotas. Tras el partido, la británica, que acabaría ganando el encuentro, dijo que su actitud era terrible, ya que consideraba que eso suponía la descalificación. La británica se lo reprochó, y se enzarzaron en una discusión al acabar el partido, y la letona se enfadó con ella, ya que criticó su actitud.

Aparte de esa final en Doha, el resto del año, no fue nada bueno para ella, aunque en la gira de hierba, se cargó a Kvitova en Eastbourne en un gran partido, pero poco más tuvo positivo en resto del año. Un año bastante decepcionante para ella, en el cual se esperaba que diera ese salto que se presuponía.

Gloria y decepción

Pero 2017 sería una historia bien diferente para Jelena Ostapenko. Comenzó el año con semifinales en Auckland, pero eso sólo sería el principio. En Charleston alcanzó la final, donde caería ante Kasatkina, confirmando su buen momento de forma. Praga, fue testigo de sus semifinales, cayendo ante Krystina Pliskova, demostrando su buen momento de forma. En Roma, ya con Anabel Medina, caería en un buen partido, ante Garbiñe Muguruza en 3 sets. Pero quedaba Roland Garros. Llegó con Anabel Medina, sin ninguna expectativa de título, pero poco a poco fue avanzando rondas, y se plantó en la final, en la cual se enfrentó a Simona Halep, y remontó un set y break en contra, para conquistar su primer Grand Slam. En el resto del año, continuó confirmando su buen tenis, y alcanzó cuartos en Wimbledon, y al final del año, conseguiría el título en Seúl.

Ostapenko y Halep en la ceremonia de premios de Roland Garros 2017 | Foto: www.wtatennis.com

Se esperaba mucho de ella en 2018, tras haber jugado las WTA Finals y ser la revelación de la temporada 2017. Empezó bien, con final en Miami, pero ahí se acabó su temporada, exceptuando las semifinales en Wimbledon. Derrotas ante jugadoras de nivel casi ITF, y también influyó la marcha de Anabel Medina, que la llevó a hacer la gran temporada que hizo en 2017. Al final de la temporada, sufrió una lesión en la muñeca, que hizo que bajara su nivel.

Buscando la luz en 2019

La temporada 2019 no ha podido empezar casi peor para Jelena Ostapenko. Sin apenas pasar de primera ronda, actualmente su confianza está muy baja, y para una jugadora que vive de sus winners, eso es un lastre importante. Y su saque es de los peores del circuito, lo cual es un hándicap. Pero, lo que ha de subsanar es su mentalidad, ya que en muchas ocasiones, no tiene otro patrón de juego, lo cual hace que cometa más errores cuando está por debajo.

Sí consigue recuperar la confianza, y centrar su cabeza, puede volver a ser la que fue en 2017, de la mano de Anabel Medina. Ella fue capaz de centrarla, y eso en ella es muy importante, ya que cuando está con confianza y calmada, su tenis es brutal. La marcha de Anabel la afectó, ya que ella supo sacar lo mejor de la de Riga. Necesita alguien que la entienda, y que la transmita confianza, lo cual haría que volviéramos a ver su mejor tenis, como ya vimos en 2017. ¿Conseguiremos volver a ver la mejor Jelena, o por el contrario se quedó en una promesa?

Translate