Noticias

El momento más duro en la carrera de Djokovic



jelena djokovic declaraciones nole
Djokovic durante su partido ante Paire en Miami 2018 | Foto: zimbio.com

El serbio estuvo muy cerca de retirarse tras el torneo de Miami de hace dos temporadas. Así lo asegura su mujer, Jelena Djokovic, en una entrevista con el periodista estadounidense Graham Bensinger. Unas vacaciones que ambos se tomaron junto a su hijo Stefan tras ese torneo lo cambiaron todo. 

Es una concepción generalizada de que todo lo que sube debe bajar. Eso fue lo que le ocurrió a Novak Djokovic. Después de poner el listón lo más alto posible (122 semanas consecutivas como número uno del mundo, récord de puntos ATP), el serbio se dio cuenta de que no podía mejorar más y su cabeza explotó. Tanto es así que, tras su triunfo en Roland Garros 2016 con el que logró completar el ansiado Grand Slam, el actual mejor tenista del planeta entró en una crisis de confianza sideral que casi le obliga a colgar la raqueta. Así lo reveló su mujer, Jelena, en una entrevista en el programa ‘In Depth with Graham Bensinger‘ y que como recoge el diario AS.

Djokovic tocó fondo en marzo de 2018, tras caer en su debut en el Masters 1000 de Miami ante el francés Benoit Paire. Cierto es que ya llevaba bastante tiempo sin lograr buenos resultados (cayó en octavos de final del Open de Australia ante Hyeon Chung en tres sets y también en segunda ronda de Indian Wells)  y una operación ese mismo año en el codo tampoco ayudaba a volver a ver su mejor versión. Pero fue tras ese partido, que cedió en apenas una hora de juego, cuando el serbio llegó incluso a admitir que quería dejar de jugar por un tiempo.

La derrota con la que se planteó su retirada

Después de perder en Miami, una derrota terrible, me dijo que quería dejar el tenis. Fue la verdad. Nos reunió y nos dijo: ‘Se acabó’. Yo le respondí que qué quería decir con eso. Él continuó diciendo: Eduardo (su representante), se lo puedes decir a mis patrocinadores, quiero ser honesto con ellos. No sé si serán seis meses, un año o siempre, pero diles que lo dejo“, declaró su mujer.

Era como ‘no puedes dejarlo‘ mientras llorábamos y le decíamos que no podía hacerlo, que no era el momento. Decidimos coger unas vacaciones y, un día, mientras estábamos jugando, decidió que no quería volver a jugar, que ni siquiera quería ver tenis, no quería volver a tener nada que ver con el tenis“, comentó Jelena

Las vacaciones con su mujer y su hijo

Tanto su mujer como su hijo mayor, Stefan, resultaron cruciales para que Novak terminase recuperando su pasión por el tenis. “Me encanta el tenis y suelo llevarme a los niños conmigo para jugar. Al tercer o cuarta día de estas vacaciones encontré una máquina de jugar al tenis que me estaba empezando a gustar y empecé a jugar con contra ella porque no disponía de un entrenador. Mientras, Stefan se encargaba de recoger las bolas”.

“Novak es muy serio y competitivo y lo que yo quería era justo lo contrario, que disfrutase y que dejara atrás esa presión. Entonces nos vio divirtiéndonos y salió sin zapatillas, sin camiseta y llevando sólo los pantalones. Nos dijo: ‘¿me dejáis una raqueta, por favor? Yo le dije que no, que como ya no jugaba al tenis no podía jugar. Le dije que se fuera de allí. Obviamente, era una broma. Entonces, Stefan le animó a que jugase con nosotros. Comenzó a golpear algunas bolas y a sacar. No se sentía mal y después le pregunté si podía jugar con él. Al final, terminamos jugando los tres juntos”. 

La llamada a Vajda

El último día de vacaciones apareció vestido, listo para jugar de nuevo. Me dijo: ¿Sabes lo que voy a hacer? Voy a llamar a Marjan (Vajda), es mi entrenador. Voy a pedirle que regrese y vuelva a ser mi entrenador. Yo no daba crédito porque sólo diez días antes me había dicho que sentía que no podría jugar al tenis nunca más”. 

Ansias por volver a ser el que fue

Venía de un año en el que se había sometido a una operación e intento volver rápido sin encontrar buenos resultados. Todos le decían que era mejor que bajase el ritmo, pero él no lo hacía. Confiaba en recuperarse, pero al principio no hizo más que perder, perder y perder… Eso es algo que no soporta, pero fue capaz de resurgir como el ave fénix. Encontró de nuevo la motivación y para ello, tuvo que caer hasta lo más bajo posible para reconstruirse de forma increíble“. 

Facebook

Translate