Noticias

Fognini: “El tenis me dio la responsabilidad que quería”



fognini declaraciones montecarlo tenis fútbol
Fognini durante la disputa del pasado Open de Australia | Foto: zimbio.com

El tenista italiano es el siguiente protagonista de Behind The Racquet, donde se sincera acerca del valor que tiene compartir momentos con tus seres queridos, su privilegiado estado físico que le ha permitido evitar siempre el paso por el quirófano y por qué se decantó por el tenis y no por el fútbol, su primera gran pasión. 

Sobrado de talento pero también de mucho genio y carácter. Estos dos últimos atributos son los que hacen de Fabio Fognini un tenista diferente, capaz siempre de lo mejor pero también de lo peor cuando se encuentra en una pista de tenis. El transalpino, actual número once del mundo, ha sido el último protagonista en sincerarse en Behind The Racquet, el portal exclusivo para jugadores donde estos tienen la oportunidad de abrirse al gran público y desvelar historias acerca de su vida personal y profesional.

En este artículo, Fognini explica lo que se siente cada vez que se ve obligado a dejar a su familia cuando comienza la temporada y también algunos momentos de su carrera en los que pensó en dejar por un tiempo este deporte. Además, cuenta el cambio que sufrió a nivel mental para acabar levantando el título más importante de su carrera, el Masters 1000 de Montecarlo, el año pasado.

El valor de estar con tus seres queridos

La peor parte del año para mí es siempre entre diciembre y enero, cuando llega el momento de volver a viajar. Suelo realizar pretemporadas extensas, ver a mis amigos, cenar con ellos, todo eso antes de hacer las maletas de nuevo. Siempre me pongo enfermo cada vez que estoy a punto de irme. A veces tengo fiebre, otras un resfriado, pero simplemente me digo a mí mismo que todo va a salir bien. Ha sido así durante los últimos diez años“.

Esto me suele ocurrir porque después de haber tenido la oportunidad de estar en casa, con mi familia y mis amigos, siento como si fuera parte de otra vida. Durante este tiempo, sigo entrenando pero poder ponerte al día con todos no es algo que pase a menudo durante la temporada. Recuerdo una vez estar con Flavia (Penneta) y mi hijo de ocho meses en una pretemporada en Miami. Ese momento fue único. Casi a punto de subir al avión, me puse a llorar como un bebé, no podía imaginar dejarlos allí“. 

Ninguna operación en su carrera

He tenido momentos a lo largo de mi carrera en los que pensé en tomarme un descanso. Aunque la primera vez no fue por elección. Tenía 18 años y mi muñeca me dolía mucho. Fui a ver a un doctor que me dijo que la cirugía era la única opción. Me encontraba muy nervioso contestando a todas esas preguntas. Todavía era demasiado joven para comprender lo que significaba realmente pasar por el quirófano. Aquel doctor me dijo que sólo existía un 50% de posibilidades de poder seguir jugando. Hasta hoy, nunca he tenido ninguna operación y estoy muy agradecido de la decisión que tomé en aquel momento“. 

Título en Montecarlo

Hace dos años comencé la temporada muy mal, incluida la gira de tierra, perdiendo en primera ronda en los dos primeros torneos y sin ninguna confianza. Durante tres meses me pregunté a mí mismo si lo que realmente necesitaba era tomarme un tiempo alejado de las pistas. Decidí seguir entrenando y llegar preparado a Montecarlo. Estuve sólo tanto en la gira sudamericana como en Miami. Me sentía muy solo y el corto tiempo que pude estar con mi familia entre medias no era suficiente”. 

Seguía preguntándome qué era lo que debía hacer. Finalmente, encontré la motivación para decirme a mí mismo que debía quedarme y luchar. En mi primer partido llegué a estar 6-4 4-1 y break point en contra abajo en el marcador. No sólo fui capaz de darle la vuelta al choque, sino que al final acabé ganando el torneo. Luché más fuerte que nunca para no caer eliminado aquel día y todo acabó con la conquista del título más importante de mi vida”. 

El fútbol, su primera pasión pero no un trabajo

Mi primera pasión fue el fútbol. Hubo momentos en los que me hubiera gustado dedicarme más al fútbol que al tenis, algo difícil de decir dado todo lo que he podido conseguir gracias al tenis. Es difícil porque el tenis ahora es mi trabajo, el fútbol sólo es un deporte. El fútbol es mi deporte preferido, veo tantos partidos como puedo. Cuando era más joven me decanté por el tenis, quizá porque el fútbol es algo increíble pero fue el tenis el deporte que me dio la responsabilidad que tanto quería. Tanto como si gano como si no, depende sólo de mí“. 

Facebook

Translate