Crónicas

Djokovic también arrolla a Khachanov y vuelve a las semis en Dubai

djokovic khachanov crónica atp 500 dubai 2020 cuartos de final
Djokovic celebra su victoria de hoy en Dubai | Foto: @ATPTour_ES

Lo de Novak Djokovic debería empezar a catalogarse de inhumano. El serbio dio otra clase de tenis ante el ruso Karen Khachanov (6-2 6-2), número 17 del mundo y campeón de París-Bercy en 2018, pero al que barrió  de la pista en solamente 67 minutos. Primera semifinal del número uno del mundo, que con este resultado lo seguirá siendo hasta pasado Indian Wells, en Dubai desde 2015. El vencedor del Gasquet-Monfils, su siguiente rival. 

Aunque parezca mentira tras más de una década de cosechar victoria tras victoria, Novak Djokovic continúa siendo capaz de superar sus propios límites. El serbio logró su decimosexta victoria en otros tantos encuentros en este 2020 y accedió a las semifinales del ATP 500 de Dubai tras destrozar al ruso Karen Khachanov, número 17 del mundo, en 67 minutos de juego (6-2 6-2). Otro golpe de autoridad más de un hombre cuya ambición parece no tener fin y que recuerda al Djokovic demoledor de 2011 o 2015, un absoluto chacal.

Comienzo arrollador del serbio

Un día más, la puesta en escena del número uno del mundo resultó formidable. Ni siquiera un pegador nato como Khachanov pudo inquietar al serbio en este primer parcial, otra casi obra de arte por parte del de Belgrado. Y decimos casi por una mínima desconexión de Djokovic con su servicio. Nada importante para un hombre que demostró una vez más su condición de mejor restador del mundo y, probablemente, de la historia. Su intuición para adivinar los saques de los rivales y su rapidez de piernas constituyen la parte más temible de su juego, un recurso capaz de anular a todo aquel que se ponga enfrente.

9 puntos. Esa es la pobre cantidad de puntos que logró anotarse Khachanov con su servicio en el primer set. Al otro lado de la red, Djokovic le devolvía todo y además, cuando tenía la oportunidad de hacer daño, el serbio tampoco perdonaba, dirigiendo sus tiros con una facilidad pasmosa. El resultado: 5-1 en poco más de 20 minutos. Camino de un nuevo recital, el número uno del mundo tuvo un pequeño descuido al servicio, no logrando cerrar a la primera un set que hubiera sido prácticamente perfecto. Pero dio absolutamente igual. Justo cuando comenzaba a creer en poder jugar de tú a tú al serbio, Khachanov recibió otro golpe, esta vez definitivo, para ceder el set por 6-2 en 33 minutos.

No hay rival para el número uno

El encuentro se convirtió en una auténtica tortura para el moscovita que, pese a ello, mantuvo una actitud encomiable durante el mismo. Pero daba igual. A este nivel, Novak Djokovic es absolutamente imparable y, probablemente, el peor jugador a enfrentar en una pista de tenis. Si tratas de ser agresivo, te las devuelve todas. Si te quedas en el fondo, te mueve de lado a lado y te termina machacando. Sea lo que sea lo que intentes, el serbio siempre encuentra antídoto para todo.

La segunda manga fue un calco de la primera. Otro contundente 6-2 para firmar otra exhibición en poco más de una hora, 67 minutos, y asegurarse dos cosas. La primera, volver a una semifinal en Dubai cinco años después. Y la segunda, mantener el número uno del mundo que actualmente ostenta hasta, por lo menos, el primer Masters 1000 de la temporada, Indian Wells. Un hombre que no entiende de límites y que mañana buscará su tercera final del año ante el vencedor del último encuentro de cuartos de final del torneo, un duelo fratricida que medirá a dos franceses, Richard Gasquet y Gael Monfils. Este último también inmerso en uno de los mejores momentos de su carrera.

Translate »