Noticias

Cedrik-Marcel Stebe comienza a ver la luz al final del túnel

Foto: Zimbio

Uno de los tenistas prometedores que en las categorías inferiores deslumbraban a diestro y siniestro, ha tenido una carrera deportiva muy trastabillada. Cedrik-Marcel Stebe, nacido el 9 de octubre de 1990 en Múnich está viendo la luz al final del túnel durante este final del mes de julio. 

Se hizo conocer en el torneo de Stuttgart de 2011 al llegar a los cuartos de final pudiendo eliminar a jugadores como Fabio Fognini o Nikolay Davydenko. Semanas más tarde, recibió una Wild Card para el cuadro final en Hamburgo y nuevamente pudo ganar al ruso además de poder con Juan Carlos Ferrero. Se esperaba una progresión indefinida para el alemán que por mediados de ese mismo año, teniendo 21 años, ya había entrado entre las mejores 80 raquetas del mundo.

Su mejor puesto en el ránking fue el 13 de febrero de 2012 llegando a ser No.71 antes de comenzar sus pesadillas con las lesiones. Tuvo que ser intervenido por un problema en su cadera en 2013 y no regresó al circuito pasado año y medio. Hasta 2017 no consiguió tener una constancia ya que su físico se lo impedía. Aun así, esa temporada fue extraordinaria para él al poder presenciar su nombre entre los 100 mejores del mundo.

Los problemas físicos volvieron para crearle un mar de dudas al verse tan interrumpido en tantas ocasiones. Después de un 2018 prácticamente vacío, en abril de este 2019 regresó para probar. Yendo semana a semana compitió en Wimbledon cayendo en primera ronda ante Opelka teniendo como mejor registro unos cuartos de final en el M15 de Kaltenkirchen.

Tras dos encuentros disputados pero sin saber gozar del triunfo en el Sparkassen Open (Challenger) y Umag, llegaba la semana de ensueño para Stebe en los parajes alpinos. Ganando a Moutet y Vesely, la lluvia había ensuciado la jornada pero el alemán nunca se olvidará de este sábado al poder finalizar con triunfo su partido de cuartos ante Fabbiano para que horas más tarde doblegara a Joao Sousa por 3-6, 6-1 6-2.

Aquel último punto ganado al portugués, señaló el pase a su primera final en un torneo ATP a sus 28 años. Una vida llena de tantos obstáculos se remonta a un instante único que sitúa a Cedrik en el No.256 del ránking antes de saltar a la cancha a pelear con Albert Ramos-Vinolas por su primer cetro; si ganara, ascendería al puesto No.191. Por ello, la luz comienza a brillar entre el oscuro túnel sobrepasado.

Translate