Challenger

Cecchinato sale campeón en Río de Janeiro

cecchinato campeón río janeiro
Cecchinato pensativo durante un partido | Foto: ATP Tour

El tenista italiano derrotó a Hanfmann en la final del torneo brasileño para conseguir un nuevo título Challenger (4-6, 6-4, 6-3).

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

Marco Cecchinato sale de Río de Janeiro como el gran triunfador de la semana. El experimentado jugador transalpino derrotó en la final a Yannick Hanfmann en tres mangas y lo hizo tras verse un set por debajo en el marcador, aunque supo reconducir la situación para terminar venciendo en tres mangas y de esta forma hacerse con el título en la arcilla brasileña.

Cecchinato y Hanfmann llegaban a esta gran final como los dos jugadores más en forma de todo el torneo. Ambos desplegaron su mejor tenis hasta esta final, y el duelo por el título se presuponía interesante. El jugador germano fue el que comenzó golpeando primero al adjudicarse la primera manga por 6-4 gracias a su mejor tenis en los momentos clave y a los errores de un Cecchinato que no se sentía del todo cómodo con su golpe de revés. De esta forma Hanfmann era el que comenzaba por delante en el marcador.

Marco Cecchinato vuelve a sonreír

Cecchinato estaba a un solo set de la derrota, aunque eso le espoleó para seguir luchando. El italiano se mostró muy seguro en todos sus turnos de servicio durante el segundo parcial, y gracias a su buen hacer logró nivelar un encuentro que se marchaba al decisivo tercer parcial con un Cecchinato encendido sobre la pista y demostrando el por qué su juego es muy temido sobre pistas de arcilla. Un único break le fue suficiente al italiano para adjudicarse el set y forzar el tercer parcial.

Las cosas continuaron de la mejor forma para el jugador italiano en el tercer parcial. Cecchinato logró un break al comienzo del set que fue neutralizado por Hanfmann gracias a su tenis desde el fondo de pista y a sus golpes planos y profundos que provocaron los errores del italiano. Los puntos largos entre dos grandes terrícolas eran la tónica dominante, aunque también había espacio para el tenis rápido y directo. Los nervios eran palpables a medida que se acercaba el final del encuentro. Finalmente el tenista italiano fue el que logró un break para finalmente cerrar el encuentro a su favor y de esta forma consagrarse como el campeón de Río de Janeiro.