Opinión WTA

Caroline García y Kiki Mladenovic: ascenso y ruptura



Caroline Garcia y Kristina Mladenovic MMO
Caroline Garcia y Kristina Mladenovic en el MMO | Foto: www.madrid-open.com

Las dos jugadoras francesas han pasado del éxito a la decepción en pocos años. Ambas eran uña y carne en el circuito pero una discusión separó una de las parejas con más futuro del tenis femenino. En la actualidad pasan por dos momentos distintos. Caroline Garcia y Kristina Mladenovic. ¿Hasta dónde llegarán?

Allá por 2015, Kristina Mladenovic jugaba con Timea Babos en dobles, y llegaba a la final de Wimbledon aunque ambas perdieron. Entonces, se cruzó en su camino Caroline García. Congeniaron desde el primer minuto. Habían encontrado la química ideal. Cerraron el año con un buen tenis.

Del éxito a la decepción

El 2016 empezó bien, pero el bombazo llegó en Roland Garros. Formaron una pareja muy sólida, y consiguieron el título, pasando a formar parte de la historia del tenis francés, o eso pensaban en aquel entonces. En Río, en los Juegos Olímpicos, se esperaba que consiguieran el oro, y así ser inmortalizadas en Francia en el apartado tenístico. Pero en Río decepcionaron enormemente, y tuvieron problemas con la Federación Francesa, al perder en primera ronda ante la pareja nipona formada por Doi y Hozumi. Mladenovic cargó contra su federación por obligarlas a vestir igual, haciendo que tuviera que dejar un traje a su compañera García.

La ruptura de la relación

En el US Open, después de la decepción volvieron a llegar a la final. Sacaron para ganar, pero al final cedieron ante Mattek-Sands/Safarova. Pero aun les quedaban dos balas en la recámara. Una era la Fed Cup, y la otra la Copa de Maestras. En Singapur, cayeron ante Mattek-Sands/Safarova nuevamente. En la Fed Cup, Caroline ganó un partido, mientras que Kristina hizo lo propio. Llegaron al quinto partido, ante las checas Strycova/Pliskova. Se jugaban mucha parte de su relación en ese partido. Al final, acabaron perdiendo por un doble 7-5. Al tiempo, García anunció por Twitter que dejaba el equipo. Mladenovic se enfadó con ella, ya que no se lo dijo a la cara, y la tildó de mentirosa. García dejó de jugar dobles desde ese momento, y no ha vuelto a jugar.

En individuales, en 2017 fue una de las revelaciones de la temporada, sin esa presión de competir en dobles con Kristina. `Kiki´ siguió esa misma línea e hizo una gran primera parte de 2017, llegando a ser top-10. García sería top-10 más tarde. Kristina, de repente, empezó a perder partidos contra jugadoras muy inferiores a ella, como Wang o Fett, especialmente esta última

Caroline Garcia y Kristina Mladenovic
Caroline Garcia y Kristina Mladenovic durante los JJOO | Foto: www.beingsports.com
La irregularidad de ambas

García, por su parte, acabó muy bien el año, y se esperaban grandes cosas de ellas en 2018. Nada más lejos de la realidad. Ha sido un mal año para ambas, sobre todo para Kiki. Tras llegar a la final de San Petesburgo, continuó su mala racha, la cual la hizo perder 15 partidos seguidos en 2017. No se sintió bien en individuales, aunque sí lo hizo en dobles con su pareja Timea Babos, ganando el Open de Australia y las WTA Finals. Parece que ha comenzado a dar más prioridad al dobles, pero su tenis directo, y su gran saque hacen de ella una jugadora temible si está con confianza. Pero, su segundo saque es muy flojo, y sufre mucho cuando no tiene la iniciativa, y eso la hace depender de su ataque, y en ocasiones se precipita mucho.

García, por su parte, hizo un 2018 mejor que el de Kristina, pero no para tirar cohetes. Comenzó bien el año, pero desde Miami encadenó una mala racha, exceptuando Roland Garros, donde hizo octavos de final. En la gira de hierba, decepcionó enormemente, perdiendo contra Bencic en primera ronda en Wimbledon. En América, mejoró algo su tenis, pero no mucho. En la gira asiática, la cerró con un título en China, que hizo que terminara el año con buenas sensaciones, y en Zhuhai, en las WTA Finals 2, no pasó de la fase de grupos.

¿Que les deparará el futuro?

2017 fue un muy buen año para ambas, las cuales levantaron el ánimo de una Francia que esperaba en ellas las sucesoras de Amélie Mauresmo y de Mary Pierce, pero el 2018 de ambas ha sido mucho peor que su 2017. Sobre todo de Kristina en individuales, ya que no se puede decir lo mismo en dobles. Veremos si 2019 trae buenas noticias. De momento, están en semifinales de Fed Cup, con García como heroína de su país. Veremos si consiguen de nuevo llevarse bien `Caro´ y `Kiki´, pero parece que no hay tan mal ambiente. En cuanto a lo tenístico, no han empezado muy bien. Kristina sigue dejando destellos en individuales a cuentagotas, mientras que Caroline está algo irregular. Veremos si consiguen relanzar el vuelo que las llevó al top-10. Orgullo nacional.

Translate »