Crónicas

Venus y Wozniacki se citan en la final de Singapur

Venus Williams celebra su pase a la final de Singapur
Venus Williams celebra su pase a la final de Singapur | Foto: www.wtafinals.com

Americana y danesa superaron a sus rivales para llegar a la gran final del domingo. La ganadora se consagrará como la Maestra de esta temporada 2017. Venus remontó a la francesa Garcia (6-7(3), 6-2, 6-3) volviendo a esta final nueve años después. Wozniacki ganó por la vía rápida a Pliskova (7-6(9), 6-3).

Final entre veteranas la que tendrá esta edición de las WTA Finales de Singapur. García había llegado a una semifinal en su debut del torneo pero quería más. La tenista gala estaba firmando un espectacular final de temporada tras reinar en el Premier Mandatory de Pekín. Venus llegaba con molestias físicas, tras llevar muchas horas en la pista, en dos partidos intensos frente a Ostapenko y Garbiñe. La americana se emocionó tras su última victoria ante la española, ya que volvía a clasificarse para unas semifinales nueve años después.

Venus estaba ante la gran oportunidad de volver a reinar en una de las competiciones más importantes del circuito WTA. Sólo necesitar ganar un partido más, para volver a una final, aquella que en el año 2008 le vistió de Maestra por última vez, ante la rusa Zvonareva. Este año, llegar a dos finales de Grand Slam le permitieron volver a esta cita tan especial para todas las jugadoras. Tras clasificarse in extremis, en el tercer partido ante Garbiñe, llegaba las semifinales con mucha confianza. El único hándicap negativo, es que no estaba al cien por cien físicamente.

En la primera manga ambas se concedieron una rotura de servicio para llevar el parcial a la muerte súbita. La frescura de la francesa le permitió adelantarse en el marcador, tras una hora de partido. Pocos daban un duro por la estadounidense, por su agotamiento físico. Las cosas cambiaron en el segundo set, con una Venus más agresiva, dominando los puntos, buscando golpes ganadores. Poco a poco su estrategia empezaba a hacer efecto en su rival, que ya no se encontraba tan cómoda. Dos breaks a favor de la mayor de las Williams le hacían con volver a soñar con una nueva final.

Caroline estaba tensa, enfadada, con un lenguaje corporal negativo, sin saber que hacer. Venus estaba sólida y dejaba muchas mejores sensaciones. En un cambio de pista decidió solicitar la ayuda de su padre en la pista, pero ni eso le ayudó a tranquilizarse. En el octavo juego, Venus sabía que era el momento de apretar a su rival, de no fallar bolas. Al igual que con Garbiñe, todo funcionó a las mil maravillas consiguiendo una rotura que le dejaban con su servicio para cerrar una remontada histórica. A sus 37 años, no falló con su saque para volver a una final de la Copa de Maestras.

La primera semifinal fue un duelo, entre Wozniacki y Pliskova. Dos estilos de jugadores totalmente diferentes. La danesa, más regular, menos agresiva y con una gran capacidad de jugar al contraataque. La checa, una jugadora con un estilo directo, que busca los winners rápidamente y golpea a la bola plana. Ambas jugadoras habían sido las dos tenistas más destacadas en el fase de grupos, mostrando un buen nivel.

Siguiendo con la tónica del torneo, las dos estaban más cómodas al resto. Llegaron a romperse cuatro veces de forma consecutiva para llevar el marcador igualado. La checa se encontró con tres bolas de set al resto de un décimo juego agónico, en el que se jugaron hasta 17 puntos. La danesa salvó la situación crítica para llevar la manga al tie break. En la muerte súbita, revertió la situación y se acabó imponiendo para sumar el primer set.

Pliskova no se rindió, pero a medida que pasaban los minutos estaba más errática, regalando puntos a su rival. Cada vez le costaba más ganar su servicio, demostrando que se estaba viendo desbordada. No tuvo margen para reaccionar a tiempo y no podrá acabar el año como número uno del ránking WTA, quedando la plaza para Halep. El domingo a partir de las 12:30 se disputará la gran final de las WTA Finals de Singapur, en las que Venus intentará seguir agrandando su leyenda ante una ilusionada Wozniacki.

Translate »