Noticias

Seppi: “Llegué a un punto en el que, simplemente, no podía más”



declaraciones andreas seppi retirada partido 2010
Seppi durante un partido en el Open de Australia 2020 | Foto: zimbio.com

El veterano tenista transalpino reconoció haber pasado por momentos difíciles a lo largo de su extensa carrera como profesional. Por ejemplo, cuando accedió al top100 del ranking con sólo 21 años o en el año 2010, donde admitió haberse retirado en medio de un partido sin motivo alguno.

Para un deportista de élite, lidiar con la presión y las expectativas se encuentra a la orden del día. Son muchos los que han admitido haberse sentido tan mal en un determinado momento de sus carreras que incluso llegaron a pensar en parar momentáneamente o dejarlo de manera definitiva.

A Andreas Seppi, uno de los tenistas más longevos de los últimos 15 años, le ocurrió algo parecido cuando comenzó a despuntar en el circuito ATP. El de Bolzano, actualmente de 36 años y en el puesto 88 del mundo, se sinceró en el portal exclusivo para jugadores Behind The Racquet, artículo también recogido en las páginas del diario AS,  donde admitió haber pasado por momentos muy complicados a lo largo de su carrera, la mayoría de ellos relacionados con la gestión de la presión y las expectativas. Tanto fue así que el italiano reconoció haber llegado a retirarse durante un partido en el año 2010 sin tener ninguno problema físico, simplemente porque su cabeza ya no daba para más.

Su peor momento como tenista

Sucedió cuando me metí entre los cien mejores del mundo. En 2005, con 21 años, conseguí mi primer gran éxito y en cuatro meses pasé del número 140 del mundo al 75. Las expectativas se volvieron muy altas y me puse más presión de la debida sobre mis hombros. Al año siguiente, me costó mucho defender los puntos de la temporada anterior y salí del top100 durante varias semanas, la única vez que me ocurrió en los siguientes 12 años”.

Retirada en 2010 sin percances físicos

En 2010, me retiré de un partido sin motivo alguno. Gané el primer set y perdí el segundo en el desempate. Comencé el tercero perdiendo y decidí abandonar. Siempre me he caracterizado por pelear hasta el final, por lo que retirarme de esa manera fue extraño. En un cambio, le dije a mi entrenador que si perdía el siguiente juego me iba de la pista. Así fue. Lo perdí y me retiré. Alegué que me dolía la pierna, que no podía más”.

Cuando llegué a los vestuarios, allí estaba mi entrenador esperándome. Contrariamente a lo que pensaba, él no estaba enfadado. Me dijo que lo entendía. No me siento culpable de lo que pasó en aquel partido. Llevaba ocho años compitiendo al máximo en el circuito, pero llegué a un punto en el que, simplemente, no podía más, necesitaba descansar. Mi entrenador lo comprendió perfectamente, me dijo que descansase el tiempo necesario. Me pareció raro que me hablase así después de un partido en el que me había dejado perder”.

Mejor parar para volver mejor después

Durante esa época perdí muchos partidos. Cuando entras en una racha tan negativa como esa, lo único que se te pasa por la cabeza es seguir jugando para lograr puntos y subir en el ranking. Viajas a todos lados con la intención de jugar, pero creo que disputar tantos torneos no fue la decisión correcta. A veces es mejor parar durante un tiempo y entrenar”.

Jugar tantos torneos seguidos sin descanso fue un error, pero siempre se aprende de ellos. Tras aquel partido, paré cuatro semanas y comencé de cero. Enseguida volví a cosechar buenos resultados y llegué a dos semifinales ATP seguidas”.

Facebook

Translate