Challenger

Roman Safiullin: El ruso que ganó a Medvedev, Khachanov y Tsitsipas

Roman Safiullin golpeando un revés durante un partido | Foto: zimbio.com

Desde hace unos años se sabía que el tenis ruso tenía una gran camada de jóvenes promesas, que en el presente ya son una realidad. Medvedev, Khachanov y Rublev todos metidos entre los 20 mejores del mundo, pero también se destacaba en la categoría de Junior, Roman Safiullin que le ha costado mucho más su evolución y el traspaso al máximo nivel.

Roman, nació el 7 de agosto de 1997 en Podolsk, Rusia. Es diestro con revés a dos manos. Con 14 años hizo su debut como Junior y en su segundo torneo ya había conseguido su primer título en su país derrotando ni más ni menos que a Khachanov y Medvedev. Su etapa como Junior finalizó en 2015 ganando el Australian Open cediendo un set en todo el torneo. Su debut en un torneo ITF lo hizo en el 2013, el primer triunfo en un cuadro principal llegaría en el 2014, además esa semana aprovechó el wild card de la mejor manera ganando los cinco encuentros y obteniendo su primer título en Uzbekistán.

En agosto, la semana de su cumpleaños consiguió su segundo Future. Tres meses después lograba su tercera corona en Grecia derrotando en cuartos de final a un joven de 15 años llamado Stefanos Tsitsipas. Cerró esa temporada en un nivel superlativo ganando 29 de los últimos 30 partidos y ganando cinco Futures consecutivos, sumando un total de seis con apenas 17 años.

El gran triunfo ante Thompson

Comenzó el 2015 disputando la qualy del Challenger de Happy Valley, ganó en su debut, pero no pudo avanzar al cuadro principal cortando la racha de 26 triunfos seguidos. En febrero disputó su primer main draw, obtuvo el mejor triunfo de su carrera en primera ronda ante Thompson y luego se tuvo que retirar en la segunda instancia. Desde ese abandono no pudo competir por lesión, perdió su ranking y volvió recién a final de temporada en un Future disputado en Grecia donde Tsitsipas se tomó revancha y lo eliminó.

Arrasando en Futures

Al año siguiente evitó usar su ranking protegido y volvió a jugar torneos ITF en Turquía en busca de recuperar el nivel del 2014. En febrero consiguió su séptimo título de la categoría. A mitad y final de temporada siguió su gira por los Futures disputados en Egipto e Israel, llegó a cinco finales y se quedó con tres títulos.

Una mala racha

Arrancó una nueva temporada en busca de buenos resultados en eventos Challengers, pero no pudo pasar de la primera ronda en 12 torneos, hasta que llegó su buena semana a mitad de temporada en Praga. Había sido eliminado en la última fase de qualy y tuvo la oportunidad de entrar como perdedor afortunado. Ganó las dos primeras rondas y accedió por primera vez a cuartos de final, donde cayó en un duelo muy parejo ante el experimentado alemán Maden. En octubre del mismo año recibió una invitación para jugar su primer cuadro principal de un ATP 250 en Moscú. No pudo aprovechar una primera ronda accesible y cayó en sets corridos ante Bhambri.

El circuito Challenger se atraganta

Tuvo un 2017 con muy pocos resultados destacados, pero lo cerró sumando su trofeo ITF N°11 en Egipto.
El 2018 lo inició ganando dos títulos Futures y ya era todo un experto en torneos de esta categoría, un rival que nadie quería enfrentar, pero aún le costaba mucho dar el salto grande y afianzarse en los Challengers. Recién en agosto del mismo año tuvo dos buenas semanas y repitió su mejor resultado llegando a cuartos de final en Chengdú y Jinan.

Ganó su primer partido ATP en la fase previa del 250 de San Petersburgo, pero luego cayó en la fase final ante Vanni. Culminó la temporada ganando tres Futures consecutivos en Vietnam y Tailandia.

Otro año irregular

En el 2019 decidió nuevamente disputar torneos Challengers y poco a poco se le iban dando resultados llegando nuevamente en Quimper y Pau a cuartos de final, pero seguía sin poder pasar esa instancia. En marzo y abril consiguió sus últimos tres torneos ITF M25 en Kazan y por duplicado en Shymkent. Ya con solo 21 años sumaba un total de 19 títulos conseguidos de esa categoría. Entre mayo y agosto sumó tan solo un triunfo y siete derrotas, seis de ellas en primera ronda. No tuvo un buen año pero lo cerró llegando nuevamente a cuartos de final en Shenzhen.

En busca del salto en 2020

Esta temporada la arrancó completamente distinta, en su primer torneo ganó tres partidos seguidos y accedió a su primer semifinal, cayendo luego ante Balazs en un duelo muy parejo. Su semana gloriosa llegó en febrero en Cherbourg, eliminó al experimentado Dustin Brown, se cargó a cuatro franceses y consiguió su primer título Challenger derrotando en la final a Marcora. Además también ganó el trofeo en dobles junto a su compatriota Kotov. Esta semana disputa uno de los pocos torneos no afectados por el coronavirus en Nur-Sultan (Kazajistán), ha avanzado las primeras dos rondas sin jugar y buscará su pase a cuartos de final ante Van De Zandschulp. En lo que va del 2020 ha ganado 15 partidos y solo ha perdido 3. Una gran promesa rusa que poco a poco va encontrando su nivel ya con 22 años.

Translate »