Crónicas

Nadal logra el duodécimo en Barcelona de forma épica



Nadal Tsitsipas ATP Barcelona
Nadal celebra el triunfo en el ATP Barcelona | Foto: atptour.com

El `Rey´ de la tierra batida ha vuelto a ganar un trofeo en la tierra batida. Nadal levantó su duodécimo trofeo en el Conde de Godó tras una gran final en la que superó a Tsitsipas después de salvar bolas de partido (6-4, 6-7(6), 7-5). El heleno vuelve a caer tras nueve victorias consecutivas. 

Rafae Nadal y Stefanos Tsitsipas iban a protagonizar la final soñada en el Conde de Godó. El máximo favorito al título llegaba después de mejorar sensaciones y es que se dejó en sus dos primeros partidos dos sets ante Ivashka y Nishikori. Luego ganó por la vía rápida ante Norrie y Carreño. La última prueba del torneo le enfrentaba ante Tsitsipas, el hombre en mejor forma del momento. El griego como reconoció Rafa estaba en su mejor momento y es que venía de ganar su primer Masters 1000 en Montecarlo. Luego en el torneo catalán había seguido con la misma dinámica y derrotado a todos sus rivales por la vía rápida; Munar, De Miñaur, Aliassime y Sinner.

Rafa se lleva la primera manga

Nadal empezó con la estrategia clara, tirar bolas altas al revés de Tsitsipas como era de esperar. El griego empezó cómodo y mandando en la pista. Stefanos cometía pocos errores y era Rafa el que no estaba cómodo en el partido. El balear cometía algunos fallos y dobles faltas pero el público animaba a su jugador. Nadal sufría en cada turno de servicio y fue el heleno quién en el tercer juego quebró. El español aguantaba esperando su oportunidad y llegó. En el octavo juego tuvo dos opciones y puso el 4-4. El noveno fue el juego clave y es que Nadal salvó hasta tres bolas de break. De esta manera puso el 5-4 a su favor y sin hacer un gran partido restaba para llevarse la primera manga. El griego notó la presión y tenía un complicado 15-40. Una derecha se marchó desviada al tocar en la red y el español cerraba el puño sabedor del gran set que acaba de ganar.

Stefanos salva dos bolas de partido

Tsitsipas no se iba a rendir como era de esperar. Salió con la misma intensidad y con ganas de marcar las diferencias desde el principio. Otra vez encontró el premio en primer lugar y puso el 2-1 a su favor. Nadal no podía con la precisión y la profundidad en los golpes del griego que otra vez estaba a un gran y cometiendo pocos errores. Tsitsipas era mucho más peligroso con el marcador a favor y es que estaba cada vez más suelto con sus golpes. No le duró mucho la ventaja porque otra vez Rafa se puso sólido y el griego empezaba con dudas. Nadal encontró la rotura y ponía las tablas con el 3-3. Además confirmó el break y con el 4-3 volvía a llevar el timón en el marcador.

El heleno no sentía la presión en el siguiente juego. El problema para Stefanos es que en el siguiente cambio de lado el balear restaba para proclamarse campeón. Ahora sí estaba el partido tenso y Rafa sabía que era el momento de meter bolas. El 15-40 significaban las dos primeras pelotas de partido. Tsitsipas las salvó con mucha clase y cerraba el puño mirando a su banquillo. De repente tenía un 0-40 y es que había ganado confianza. Estaba muy cerca de la rotura pero cinco puntos consecutivos de Nadal ponían el 6-5 después de estar al límite.

Stefanos salvó la situación y puso el 6-6 en el marcador. En el tie break había mucha tensión y justo antes del cambio de lado Tsitsipas falló una derecha y Nadal se marchaba en el marcador 4-2. El griego con mucha personalidad ponía el 4-4. Había nervios en ambos lados. Dos puntos más para Tsitsipas le daban con el 6-4 las dos primeras bolas de set. Puntazo de Rafa para salvar la primera bola de set en la red. Golpe ganador con el drive de Rafa y 6-6. El siguiente punto cayó para el griego tras una doble falta de Rafa totalmente inesperada. Gran primer servicio de Stefanos que forzaba el set definitivo.

Histórico triunfo para Nadal

Tsitsipas llevaba la iniciativa con el servicio algo muy importante para su confianza. El partido estaba tenso e igualado. El griego no daba el brazo a torcer y no perdía la iniciativa. Tampoco había alternativas al resto y llegaban los momentos clave con el cambio de lado y el 4-3 de Tsitsipas. De repente los juegos se ganaban con facilidad al servicio y ya estaba el marcador con 5-4 para el griego tras más de tres horas de partido. Stefamos iba a restar para sumar el segundo trofeo consecutivo. Llegó el punto de partido pero Rafa lo salvó in extremis y acabó poniendo el 5-5 mientras la gente se levantaba de sus asientos.

Tras un juego con dos errores de Tsitsipas llegaba el 15-40 con dos bolas de break. Salvó las dos, luego llegó otra y nuevamente puso el iguales. A la cuarta llegó tras un fallo de derecha de Tsitipas el break tan esperado. El español tenía en sus manos el servicio para levantar el trofeo en Barcelona por duodécima vez. Con el 30-40 llegaba otra el drama en el partido pero Rafa salvaba la situación. Al final llegaba el tercer punto de partido para Rafa que lo celebraba por todo lo alto. La bola de Tsitsipas se marchó y Nadal se coronaba otra vez tras un partido histórico. 

 

Facebook

Translate