Crónicas WTA

Boulter derrotó a Kostyuk en la final de San Diego

Kostyuk Boulter WTA San Diego
Boulter golpeando un revés. | Foto: Thailand Open

Katie Boulter se consagra en el WTA 500 de San Diego. La británica cerró una semana de ensueño en el torneo estadounidense y llega con mucha confianza a los WTA 1000 de Indian Wells y Miami.

Boulter se consagra en San Diego

Desde que era un junior Marta Kostyuk (34° WTA) se posicionó como una de las grandes rivales a vencer para cuando se insertará en el circuito profesional. Sin embargo, la ucraniana aún está en búsqueda de su mejor nivel, su carrera en el circuito WTA por momentos es muy inestable. A pesar de eso, esta semana consiguió mostrar un gran nivel de tenis y remontó un partidazo ante Pegula en las semifinales. En búsqueda del título, la ucraniana enfrentó a la británica Katie Boulter (49° WTA).

La ucraniana toma la delantera

No cabe duda que ambas jugadoras se sienten más cómodas desde la devolución, eso explica la cantidad de quiebres que hubo en el primer parcial. Kostyuk y su juego avasallante fueron los protagonistas del comienzo del partido. Sin dudar, la ucraniana salió a imponer su juego para colocarse 4-2. Por su parte, la británica tardó en encontrar el timing, poco a poco se sentía más cómoda y después de salvar set point consiguió levantar un 2-5 para colocarse 5-5. Finalmente, en su sexta oportunidad Kostyuk cerró el primer parcial por 7-5. 

La británica se roba el momento y se lleva el partido

El segundo parcial comenzó con un cambio de dinámica. La británica conseguía jugar más profundo y esto le permitía tomar terreno en cancha y empezar a encontrar respuestas al juego agresivo de la ucraniana. Con dos breaks a su favor, Boulters colocó 4-1 en el marcador. Poco a poco, Kostyuk perdía intensidad en su juego y en la búsqueda de imponer la potencia caía en errores no forzados. Astuta e inteligente, Katie cerró la segunda manga por 6-2. 

Bouter supo trasladar sus buenas sensaciones al set definitivo. Sin soltar la iniciativa y sirviendo con buenos porcentajes, la británica tomaba rápidamente el control de la iniciativa jugando a puntos cortos consiguió tomar la ventaja de dos breaks. Sin nervios, con dos aces logró cerrar la tercera manga para concretar por 6-2 y coronarse por segunda vez en un torneo WTA.

Ads