Pádel

¿Cómo intimidar a la pareja rival en un partido de pádel?



intimidar pareja rival padel
Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez celebran una victoria en pádel | Foto: worldpadeltour.com

Intimidar en el deporte no es una palabra con una única connotación negativa. Antes y durante los partidos de pádel podemos intimidar a la pareja rival demostrando que estamos seguros de nuestro juego ante ellos. Esto es una de los mandamientos del pádel que nos permitirán ganar partidos.

En la mayoría de los partidos de pádel por muy igualados que estén siempre hay una pareja favorita a la otra. En cualquier de los casos debemos estar seguros de nosotros mismos, pero no confiados, ya que salir relajados nos puede jugar una mala pasada. En cambio desde que nuestro rival tiene la primera toma de contacto con nosotros debemos demostrar estar concentrados, activos y con ganas de entrar a ganar.

Desde el peloteo debemos estar intensos, concentrados, sin aspavientos y con una mirada que demuestre que ya estamos listos para comenzar el encuentro. El factor psicológico en un deporte como el pádel es vital, ya que muchas veces decanta la balanza por pequeños detalles de uno u otro lado. Hay mucha gente que considera que es irrespetuoso de cara a los contrarios, pero en absoluto, es otra faceta del juego que se puede utilizar siempre y cuando sea de una manera legal.

¿Por qué debemos intimidar?

Cuando uno intimida al rival ya tienes algo ganado y esto se suele reflejar en beneficios en los resultados. Muchas veces los rivales están más pendientes de nosotros que de su juego, lo que les acaba por desconcentrar. Una de las claves pasa por demostrarnos seguros en todo momento, aunque fallemos una bola fácil. Recogemos la pelota volvemos a la línea de saque y como si nada hubiera pasado sabiendo que la próxima será nuestra.

Cuando un jugador se enfada o se muestra preocupado por el resultado el rival entiende que su contrincante está débil. Por ello a pesar de que las cosas no funcionen como queramos nunca debemos mostrar un mal lenguaje corporal. De esta manera tendremos el respeto de nuestros rivales durante todo el encuentro, algo muy importante.

Gestos

Tanto en pádel como tenis cuando un jugador consigue un buen punto suele celebrarlo con gestos como cerrar el puño. Además muchas veces el restador – sacador o viceversa coinciden en la mirada. En este cruce debemos estar seguros y mostrar que estamos preparados y vamos a leer la jugada del rival. De esta manera al otro jugador le podrán entrar dudas acerca del plan que estaba trazando en su cabeza.

Gritos

Hay jugadores que son más de gritar que otros. A veces se escucha un simple `vamos´, pero cuando el rival escucha esto ya sabe que la moral de su adversario ha subido y será más difícil conseguir el siguiente punto. Lógicamente si el objetivo es intimidar como hemos dicho debemos hacer que se nos escuche.

Lo que a veces también se utiliza con los gritos cuando se consigue un golpe ganador. Por ejemplo en un remate que una bola sale por tres o por cuatro según va saliendo gritar con fuerza y convicción suele servir de mucho para demostrar que tienes todavía mucha energía por sacar durante el partido.

El momento de intimidar

Hay jugadores especialistas en subir su nivel de juego cuando el set o el partido están llegando a su final. Lo mismo ocurre con la intimidación. No es lo mismo hacer esta táctica al comenzar un partido que durante un tie break. Siempre es mucho más importante saber hacer esto cuando estamos en los momentos clave del encuentro que son los que decidirán al ganador. También debemos luchar todas las bolas y que el rival gane los puntos porque se lo merece o ha jugado mejor que nosotros. Así podrá ver que vamos a ser muy complicados de vencer y vamos a dar cada momento el máximo de nosotros.

Facebook

Translate