Crónicas Grand Slam

Exhibición de Djokovic para llegar a los octavos de final

Djokovic Nishioka Open Australia 2020
Djokovic llegando a una bola en el Open Australia 2020 | Foto: @australianopen

Novak Djokovic superó al japonés Yohihito Nishioka (6-3, 6-2, 6-2) en menos de una hora y media. El serbio clasificó con esta solvencia a los octavos de final en los que se medirá a Diego Schwartzman. Ambos llegan con grandes sensaciones en lo que se espera que sea un partido bastante reñido.

El actual número dos del mundo tenía en frente un rival muy versátil, rápido y pelotero desde el fondo de la pista. Nishioka llegaba a la cita después de haber sufrido mucho en su debut ante Laslo Djere. En aquel partido acabó físicamente destrozado, aunque se recuperó a las mil maravillas para vencer en segunda ronda a Daniel Evans en sets corridos. Mucho mejor llegaba Nole siendo el tenista a batir en este torneo.

Djokovic a un nivel sobresaliente

Desde el inicio el serbio dejó claro que iba a buscar el triunfo por la vía rápida. Comenzó a gran nivel cometiendo pocos errores. Esto se tradujo en el marcador con un parcial de 3-0 que le hacía tener medio set en el bolsillo. Lo demás fue sencillo, ya que con mantener su saque la primera parte del trabajo estaba hecha. Nishioka no sabía cómo presionar a su rival y en ningún momento llegó a tener una opción de rotura para poder tener alguna esperanza de luchar por el primer set. La primera bola de set para Djokovic llegó al resto, pero falló. Tampoco ocurrió nada porque su siguiente juego lo ganó en blanco y certificó la primera manga a su favor.

El público serbio estaba encantado con el nivel de su jugador que decidió no bajar el ritmo. La dinámica del segundo parcial fue la misma y es que desde el inicio tomó ventaja con la rotura. Como si de una máquina se tratara Djokovic seguía jugando igual para desesperación del nipón. Con otro nuevo break certificó el segundo set con unos número casi perfectos como demuestran el 15/15 de puntos ganados con el primer servicio, que sumados a los 13/13 del primer set eran un 28/28 hasta el momento, una locura. Además el segundo parcial fue testigo de 12 golpes ganadores del serbio y solo 3 errores no forzados.

Djokovic seguía rallando la perfección sorprendiendo a los propios aficionados. Nishioka ya estaba desesperado y veía como en pocos minutos el marcador ponía un 4-0 a favor de su rival que le dejaban a pocos minutos de sentenciar el encuentro. En el cuarto juego llegó la única opción del japonés de romper el servicio de Djokovic y para colmó no consiguió el premio. Ambos mantuvieron sus servicios con un Nishioka que fue capaz de maquillar el marcador para despedirse del Open de Australia 2020.

Translate »