Opinión

El hambre de Berdych por volver

Berdych festeja un punto en la final del ATP 250 de Doha | Foto: QTF

Las épocas del tenis las definen las generaciones. Siempre hay algunos tenistas destacados en cada periodo de tiempo; Laver, Borg, McEnroe, Connors, Agassi, Sampras, etc. Normalmente todos esos nombres pertenecen al Olimpo del deporte blanco, pero cada época también tiene varios nombres que se pierden en la historia por no haber sido tan exitosos como sus contemporáneos, a pesar de que ellos también tuvieran grandes cualidades.

Una de las características del Big Four ha sido, en cierto modo, opacar a jugadores de magníficas condiciones, pero que nunca terminaron por estar a la altura de ellos. Por ejemplo: Tomas Berdych. El checo no pudo igualar las hazañas de Federer, Nadal, Djokovic o Murray; incluso las de Wawrinka. Sin embargo, siempre se mostró como un hueso duro de roer, además de ser notablemente superior a otro grupo de tenistas que nunca pudieron acercarse al top 10.

Por el contrario, Berdych llegó a pasar casi siete años consecutivos dentro de los 10 mejores del mundo. Era una constante en las instancias finales de los torneos y alguna que otra vez lograba propinarle un batacazo a algún miembro del Big Four. Con la Next Gen creciendo poco a poco y el cambio generacional cada vez más cerca, quizás pueda olvidarse el nombre de Tomas, acostumbrado a estar en la élite y quien seguramente no se despedirá del circuito tan rápido.

Un 2019 con poco que defender

Al igual que muchos otros jugadores, el checo tuvo un 2018 para el olvido. A los malos resultados se sumaron las lesiones y eso desencadenó en un descenso importante en el ranking. Berdych terminó la temporada fuera del top 70, un terreno casi desconocido para él, que no visitaba hacía casi 15 años. Sabe que no pertenece a ese sitio y por ello ha iniciado la nueva temporada bastante bien; registrando una final en el ATP 250 de Doha, únicamente el embalado Roberto Bautista Agut pudo con él, pero se le vieron buenas sensaciones. Incluso con una nueva marca de ropa, el de República Checa luce renovado, con menos peso, ágil, rápido, pero sobre todo, saludable.

Tomas Berdych en Stuttgart | Foto: www.mercedescup.de

En Melbourne tendrá una prueba sumamente difícil en cuanto a sus aspiraciones para subir en la clasificación. Antes de que la catástrofe llegara, Berdych logró registrar cuartos de final en el Australian Open, donde cayó ante Roger Federer. Después viene la primera gira de canchas duras, donde no tiene mucho que defender, solamente cuartos de final en Rotterdam y semifinales en Marsella. Prácticamente después de ello, podrá encarar la parte de la temporada que significó el principio de su declive el año pasado: el polvo de ladrillo.

¿Volverá Berdych al top 10?

Que Berdych no sea protagonista en estos primeros meses del calendario no significa que no podrá serlo al final del año. Regresar de una lesión es sumamente complicado, incluso para los superhéroes. Novak Djokovic necesitó prácticamente de seis meses para recuperar su identidad, y aunque hablar del serbio son palabras mayores, el checo no se queda atrás en cuanto a hambre de triunfo se refiere. Posiblemente su edad y su afectado nivel no le den para ganar un Grand Slam, un Masters 1000 o una final de temporada, pero sí puede volver a donde pertenece: los mejores 10 del circuito.

Si el checo lograra volver al top 10 sería un candidato inmediato al regreso del año, pues escalar 60 puestos del ranking en una sola temporada no lo hace cualquiera. Quizás el 2018 fue solo el augurio del final de su carrera, y termine por desplomarse en esta temporada. Pero es probable que ocurra todo lo contrario, que Berdych tome un segundo aire y se aferre a la élite al menos durante un par de años más.

Translate »