Noticias

Báez frena su racha de derrotas

báez sonego atp nápoles
Báez vuelve a ganar. Foto: ATP

Sebastián Báez logró superar la primera ronda del ATP 250 de Nápoles al conseguir eliminar a Lorenzo Sonego sobre la pista central en una cita que duró dos horas y 13 minutos para finalizarse por 7-5, 7-6(3).

Cuadro del torneo

Resultados del torneo

El tenista argentino Sebastián Báez consiguió por fin dar por concluida su racha de derrotas consecutivas. Llegaba a este escenario italiano de Nápoles encadenando 11 partidos perdidos seguidos. Desde el torneo de Bastad en el mes de julio donde perdió la final ante su compatriota Francisco Cerúndolo compitiendo a un gran nivel, a partir de entonces se torció la situación. No conseguía superar la primera ronda de ningún torneo además de perder los tres partidos que compitió representando a Argentina en la fase de grupos de las finales de la Copa Davis.

Victoria tres meses después

El 19 de octubre será un día en el que a Sebastián le pudimos ver con una sonrisa al finalizar el encuentro ante un Sonego que no se lo puso nada fácil además de que el público local también apretó por su jugador. En el primer parcial, Báez se colocó muy rápido por delante en el electrónico ya que le sirvió para situarse con un 2-1. Sin embargo, el duelo cabalgaba muy igualado y aquello protagonizó en que Lorenzo tarde o temprano iba a disponer de su oportunidad. Lo consiguió para empatar a cuatro en un largo juego, pero el argentino tenía un disparo pendiente todavía antes de tenerlo que jugarse a cara o cruz en el tie-break. Con 5-5, se situó con 0-40 y a la segunda bola de quiebre pudo ponerse con saque para ganar. Además, no se presentaron problemas al definirlo en blanco.

En el segundo set la igualdad se asemejó aún más en el marcador. El argentino gozó de tres bolas de rotura en juegos diversos pero Lorenzo lo evitó. Con lo cual, la entrada a la muerte súbita, en este set iba a ir por un camino directo. Báez logró sacar diferencias desde el comienzo e iba a ser al resto con 3-6 cuando se le presentó la primera bola de partido lubricándola ganando de esta manera a Sonego en el ATP 250 de Nápoles. Tres meses después, Sebastián saboreó la victoria.