Challenger

Tiafoe puede con Kudla y es campeón en Nottingham

Tiafoe Kudla Challenger Nottingham
El norteamericano gana su primer título en césped. | Foto: ATP

El jugador de 23 años se llevó la final estadounidense ante Denis Kudla (6-1, 6-3) para ganar el título en el Challenger de Nottingham. Tiafoe suma así su sexto trofeo a este nivel, y el primero en su carrera jugando en césped.

Frances Tiafoe venía jugando una semana a un nivel espectacular, ganando ante rivales de peligro, sobre todo en hierba, como Marchenko y Donskoy, antes de vencer al poderoso Marius Copil en semifinales. El estadounidense buscaba coronarse por primera vez en esta superficie y ganar un nuevo título de Challenger, aspirando a hacer una positiva gira previa a Wimbledon.

Por su parte, Denis Kudla llegaba a la segunda final en este año, luego de perder en Orlando ante Jenson Brooksby. El estadounidense de 28 años tuvo un camino bastante más espinoso que Tiafoe, necesitando de tres mangas en todos sus partidos. En cuartos de final se cargó al local y máximo favorito, Daniel Evans, para luego vencer al polaco Kamil Majchrzak en semis.

Tiafoe vence fácil en la final

El partido comenzó mostrando una clara diferencia de nivel a favor del “Big Foe” que marcaba la tendencia de cómo sería el desarrollo del encuentro. Tiafoe concretó dos quiebres de manera consecutiva para tomar un dominio de 4-0, sintiéndose muy cómodo en los juegos de servicio, frente a un Kudla que no encontraba buenas sensaciones. Cuando Frances arriesgaba con la devolución, en general estaba preciso, dejando casi sin oportunidades a su rival. En esa tónica, Tiafoe se quedó con la primera manga por 6-1.

El segundo parcial parecía llegar con otro ritmo. Kudla poco a poco podía meterse en juego, empezando a ganar algunos de sus turnos de saque, y hasta salvando break points que prometían una subida en su confianza. Tiafoe seguía proponiendo su estilo, para tener en todo momento la iniciativa al ataque, poniendo rápidamente a defender a su contrincante. La paridad reinaba, hasta que en el octavo game llegó un lapidario quiebre para Frances, quien luego aprovechó esa ventaja y cerró el partido.

Translate