Opinión WTA

Svetlana Kuznetsova y una carrera que pudo ser más

svetlana kuznetsova carrera
Svetlana Kuznetsova durante un partido en Wimbledon | Foto: @wta

La tenista rusa es un icono del circuito femenino. A pesar de las lesiones ha sabido reponerse para volver a competir de tú a tú contra las mejores jugadoras del circuito. Repasamos su prestigiosa carrera, aunque todavía quiere seguir marcando con su nombre la historia del tenis femenino. 

Allá por 2004, una joven rusa de 19 años conquistaba Flushing Meadows, en una final entre rusas. El mundo tenístico descubría a Svetlana Kuznetsova. Desde entonces, comenzó una gran carrera, de constancia por las pistas. Tras ese US Open de 2004, llegaría otra final. Esta vez en tierras parisinas, allá por 2006, cayendo ante la belga Justine Henin, la cual con ese precioso revés a una mano, sometió a la joven rusa de 20 años.

Roland Garros conquistado

Pero el destino le aguardaría otra final, en 2009, ante su compatriota y entonces número 1, Dinara Safina. Safina venía de perder en 2008 en París ante Ivanovic y en 2009 en Melbourne ante Serena Williams. No sería una excepción, y Kuznetsova se llevaba su segundo Grand Slam en la tierra parisina. Conseguía así su segundo Grand Slam. Por tenis, merecía quizás otro grande. En 2010 y 2011 estuvo siempre en la parte de arriba, luchando por los títulos. No consiguió otro Grand Slam, pero siempre estuvo ahí arriba.

Washington devuelve la esperanza

El 2012 finalizó con una lesión, la cual la tuvo apartada un tiempo de las pistas. Volvió, e hizo actuaciones destacadas, como hacer cuartos en París en 2013. Pero 2014 sería un buen año para la rusa. Ganó el título en Washington, demostrando que podía competir con las mejores de nuevo. El 2015 fue otro buen año, con grandes actuaciones, sobre todo en Madrid, al caer en la final ante Petra Kvitova, y dejando por el camino a María Sharapova. Ese año volvería a conquistar otro título, en su tierra, Moscú.

Grandes número en 2016

Pero empezaba 2016. Y ese fue un muy buen año para la rusa, volviendo a clasificarse al WTA Finals. Ganó el título en Sidney, demostrando su gran tenis, y su gran juego de contraataque. Repetiría final en Miami, cayendo ante Azarenka, pero derrotando a toda una Serena Williams en octavos de final. La gira asiática traería consigo su buen tenis ese año, alcanzando semifinales en Wuhan y en Tianjin, demostrando su buen tenis en pista dura. Ganó el título en Moscú, por segundo año consecutivo. Y billete a Singapur, en donde caería con Cibulkova en un increíble partido por parte de ambas.

Un 2017 y 2018 complicados

El 2017 empezaba con ilusiones renovadas, pero no fue tan buen año como 2016. Hizo final en Indian Wells, cayendo ante Elena Vesnina, y cargándose a Pliskova por el camino. Pero a partir de ahí, su rendimiento fue hacia abajo. A final de temporada, comunicó que se perdería el Open de Australia de 2018, y no reapareció hasta la gira americana de Indian Wells. Este fue un año de adaptación, en el cual no se la vio a un buen nivel comparado a años anteriores, exceptuando el título que ganó en Washington de nuevo.

Vuelta a luchar contra las mejores

Otra inoportuna lesión la dejaría fuera desde octubre hasta abril de 2019, donde reaparecería en Lugano, llegando a cuartos de final. No era una muy buena temporada, hasta que llegó Cincinnati. Y ahí fue superando rivales, incluido un match point ante Yastremska, y ganó a Pliskova y a Barty para plantarse en la final, donde caería ante Madison Keys. Demostró que estaba preparada para competir contra las mejores. En la gira asiática, no dejó una mala imagen ante Elina Svitolina, demostrando que poco a poco, podía luchar de tú a tú con las mejores.

Un parón con mucha incertidumbre

En 2020 empezó cayendo a las primeras de cambio en Adelaida,. Llegaría al torneo de Doha, y ahí la perspectiva de la temporada cambió. Fue derrotando rivales, hasta plantarse en semifinales, cayendo ante Aryna Sabalenka. En general, si las lesiones la respetan, puede competir de tú a tú con las mejores. Las lesiones han frenado su tenis en esta última época, pero queda demostrado que cuando el físico la respeta, puede competir contra las mejores. Pocas tienen el físico que tiene ella, su solidez de fondo siempre ha destacado en su juego, y siempre que el físico la ha respetado, ha estado ahí arriba. No sabremos cuando más la veremos en el circuito, pero su nombre siempre quedará en la memoria de la escuela rusa del tenis femenino.

Translate »