Crónicas

Rafa Nadal vuelve a reinar en Madrid

El español ganó en la final al austriaco Dominic Thiem 7-6 (8), 6-4 tras dos horas y 20 minutos de partido. Nadal tuvo que jugar a su mejor nivel para vencer a un joven talento que demostró que en los próximos años será uno de los jugadores que domine el circuito ATP.

Otra vez Rafa Nadal. El mejor tenista español de todos los tiempos lo ha vuelto a conseguir, ha vuelto a levantar el quinto título del Másters 1000 de Madrid en una gran batalla ante un magnífico Dominic Thiem. La semana no había comenzado de la mejor manera tras un partido con dudas ante el italiano Fabio Fognini en el que se tuvo que ir al tercer set para avanzar a la siguiente ronda. Tras ese encuentro, la confianza creció en un Nadal que no daba opciones a sus rivales. Ni Kyrgios, ni Goffin, ni su bestia negra Djokovic fueran capaces de robar un parcial al balear que cada día era más favorito al título. Llegó la final, en la que tenía como rival a un joven jugador de 23 años al que ya había ganado hace una semana en la final del ATP de Barcelona. Su rival había aprendido la lección y no iba a vender su derrota de una forma fácil. El número nueve del ránking exigió al de Manacor exprimirse a su máximo nivel para levantar por quinta vez en la historia en trofeo Ion Tiriac.

EL MEJOR NADAL ESTÁ DE VUELTA

La temporada del balear está recordando a los mejores tiempos en los que Nadal era el rey del circuito. En este 2017, desde que comenzó la gira de la tierra batida no conoce la derrota. Todos sus partidos en Montecarlo, Barcelona y Madrid han sido victorias que le han llevado a levantar tres trofeos de forma consecutiva y volver a ser el jugador temido antes de llegar la cita más esperada de la arcilla, Roland Garros.

El partido fue otra historia diferente al que se pudo ver en el Conde Godó. Rafa tenía clara su estrategia clara con bolas pesadas a la zona del revés del austriaco para conseguir frenar la poderosa derecha que posee el joven jugador. Thiem aprendió la lección y fue el primero en golpear consiguiendo un break en el tercer juego, aunque el zurdo consiguió levantar rápido el juego en contra para poner el marcador igualado. En el juego clave que el austriaco servía para mantenerse con vida en el partido, los nervios le atenazaron y tuvo que levantar tres bolas de set para llevar la primera manga a la muerte súbita. La experiencia del número cinco del mundo le hizo levantar dos bolas de set en contra con grandes puntos para acabar consiguiendo el primer parcial.

En el segundo parcial las cosas se ponían de cara para el español en el primer juego consiguiendo romper el servicio de su rival. El austriaco no se rindió e intentó conseguir el contrabreak en el siguiente juego en el que tuvo una bola de break, pero la casta de Rafa no lo permitió. En el noveno juego del segundo set, Thiem volvió a notar los nervios y todo hacía indicar que el partido se iba a acabar cuando Nadal tenía dos bolas de partido. El joven de 23 años demostró que no se rinde y que quería más batalla, ganando su juego y obligando al tenista local a ganar el partido con su servicio. En este momento la presión apareció y el campeón tuvo que levantar cuatro bolas de rotura que hubieran devuelto al partido al austriaco, pero la cabeza y el carácter del balear impidieron alargar el partido. Un partido excepcional el que han brindando los dos jugadores, Nadal esta con confianza para ganar el Roland Garros y Thiem ha demostrado que el futuro del tenis está asegurado con un jugador con ese nivel de tenis.

Translate »