Opinión

La volatilidad de Fabio Fognini

Fognini sonríe en el ATP de Pekín | Foto: www.atpworldtour.com

Nadie conoce bien a Fabio Fognini. Natural de la pequeña ciudad de San Remo, el italiano de 31 años acumula años de experiencia en el circuito, aunque seguramente aún no haya podido explotar su verdadero potencial.

Cuando se habla de Fabio, bien puede ser por una agria polémica en la pista de tenis o una declaración malsonante en alguna rueda de prensa. También es probable que el tema a tratar sobre él sea una brillante actuación sobre una cancha de tenis, aunque esto resulte menos probable.

Tal vez sea uno de los tenistas del circuito con mayor talento natural. Al verle realizar cada uno de sus golpeos, la naturalidad y fluidez con los ejecuta es única. Por tanto, que el tenis sea un deporte tan exigente a nivel mental resulta un gran perjuicio para Fabio.

Su primer cuarto de temporada durante este 2018 ha sido más que decepcionante. El ahora pupilo de Franco Davin suele tener grandes dificultades para alcanzar rondas finales en los Grand Slam, y así sucedió en Australia. A pesar de conquistar el Brasil Open a comienzos de marzo, su participación en los demás torneos fue más que decepcionante.

No obstante, suele haber un resquicio durante la temporada de tierra, donde Fognini se enciende y comienza a golpear la pelota como si no tuviese nada que perder. En ese momento, sus continuas gesticulaciones y gestos no impiden que su brillantez tenística se mantenga, siendo hartamente difícil de desbordar.

En Roma, fue capaz de inclinar la balanza en su favor ante Dominic Thiem en una actuación brillante de ambos jugadores. Un partido de segunda ronda que bien podría haber sido la final, donde el italiano obtuvo ese extra de motivación que necesita para enfrentarse a una auténtica bestia sobre la tierra batida como es Dominic Thiem. Ante un público romano enfervorizado, fue capaz de sacar el partido adelante y demostrar una vez más que es capaz de ganarle a cualquiera.

Incluso fue capaz de poner contra las cuerdas a Rafael Nadal en cuartos de final del torneo romano, donde su estilo caótico y vistoso, repleto de genialidades y golpeos increíbles, obligó al tenista español a sacar su mejor versión para vencerle.

 

Fognini celebra un punto en el Rio Open
Fognini celebra un punto en el Rio Open | Foto: @rioopenoficial

Nadie sabe de que es capaz Fabio cuando consigue dominar esa caótica versión. Un caos ordenado donde lo extremadamente difícil parece fácil. Donde la genialidad parece al alcance de cualquiera.

De nuevo, ni Roland Garros ni Wimbledon fueron torneos hechos a la medida del italiano, ya que no consiguió alcanzar ni siquiera los cuartos de final en ninguno de ellos.

Un título y otra decepción

Tras su brillante actuación en Bastad la semana pasada, donde logró levantar el título realizando un tenis muy sólido. En Gstaad perdió en octavos de final ante Jurgen Zopp, un tenista muy inferior en lo tenístico.

Parece casi imposible descifrar que necesita Fabio para dar su mejor versión. Nadie sabe si lo óptimo es que relaje su mente y se tranquilice, o si necesita grandes retos y obstáculos para desplegar su mejor tenis. Mientras tanto, seguirá dejando las mejores y peores sensaciones en cada torneo en el que participe. Porque él es así, un tenista y un carácter único.

Nadie conoce a Fabio Fognini, ni siquiera él mismo.

 

Translate