Opinión

La Next Gen: entre la sabiduría, el talento y la suerte



Denis Shapovalov curiosidades
Shapovalov celebra un punto | Foto: www.atpworldtour.com

La renovación es inevitable para seguir adelante. Todo ciclo de vida marca un inicio y un final, pero siempre que ambos efectos coinciden, un recambio se lleva a cabo. En el tenis pasa igual. La propia ATP se ha dado cuenta de que la generación que aún domina al tenis sigue vigente más allá de lo previsto, por ello optó por crear el conocido programa de la Next Gen. Arriesgaron con algo que pudiera resultar contraproducente, pues ahora los chicos tienen que lidiar con la etiqueta que parece comprometerlos seriamente a formar parte de la élite en un futuro.

Los 21 años y 11 meses son el límite para pertenecer a dicho sector. No obstante, el futuro del tenista joven se condiciona en gran medida por tres factores: la sabiduría, el talento y la suerte. El primero de ellos se entiende como la inteligencia del jugador para saber llevar su proceso, identificar los escenarios ideales del calendario, aparecer en el torneo correcto de acuerdo a sus aspiraciones, y siempre mantener esa hambre de triunfo y superación; el segundo se refiere a la calidad individual, sin la cual es sumamente difícil progresar; y por último el azar, que tiene un valor enorme en cuanto a los caminos con los que tienen que lidiar las promesas en cada certamen, no es lo mismo enfrentar a un top 10 en la primera ronda que a un jugador proveniente de la qualy.

A diferencia de la temporada pasada, en este 2018, la Next Gen ha sido más constante en los torneos relevantes del circuito. Ocho de sus integrantes ya forman parte del top 100: Alexander Zverev, Denis Shapovalov, Stefanos Tsitsipas, Frances Tiafoe, Alex De Minaur, Taylor Fritz, Jaume Munar y Andrey Rublev. Además, la cifra aumentaría si se tomara en cuenta a aquellos que por edad, han dejado de ser parte de la categoría, pero que siguen estando en el sector de las promesas. Mas allá de que pueda tratarse de otro producto de la ATP, ayuda a identificar a aquellos jugadores que pudiera valer la pena seguirles el paso, por ello es preciso ahondar en los tres factores mencionados anteriormente.

Al enfocarse en los 10 jugadores de la Next Gen con mejores resultados, se puede apreciar la importancia de aquellos factores. La mayoría de ellos ha sabido ganar terreno en los torneos ATP 250, siendo constantes en las rondas finales. Cuando la demanda parece ser excesiva para su situación actual, han sabido acudir a los torneos Challenger para continuar con buen ritmo y seguir ganando confianza. Hay hambre de progreso, pero no prisa. Todo eso habla de la sabiduría con la que tienen que manejar su calendario.

Coric y Tsitsipas se saludan en el Masters 1000 de Roma
Coric y Tsitsipas se saludan en el Masters 1000 de Roma | Foto: it.internazionalibnlditalia.com

El talento de cada uno de ellos es innegable, y un aspecto positivo es que siguen teniendo un gran margen de mejora. Algunos ejemplos son el desempeño de Shapovalov en arcilla, la paciencia de Tiafoe, el manejo de superficies de Tsitsipas, la toma de decisiones de De Minaur, entre otros. Aunque nunca es bueno dejarle los resultados al azar, para que el talento y la sabiduría tengan un mayor progreso, la suerte juega un papel importante.

A excepción de explosiones mayores como la de Shapovalov en el Masters 1000 canadiense, la juventud requiere de un cuadro asequible, libre de figuras importantes, para poder ganar terreno e ir aumentando la confianza. Esto es visible en jugadores como el propio Denis, Tsitsipas, Tiafoe, De Minaur y Rublev, que son los que encabezan a la Next Gen en lo que va de la temporada. Las derrotas de estos jugadores en torneos importantes como los Masters 1000 y los Grand Slam, han llegado en su mayoría ante jugadores ubicados dentro del top 20 del ranking. A pesar de que ellos puedan no poseer una buena posición, sí han demostrado estar por encima de aquellos ubicados por debajo del top 50.

Los principales “egresados” de la Next Gen, son una amenaza latente para cualquier jugador fuera del top 20. Borna Coric, Karen Khachanov, Hyeon Chung, Jared Donaldson, entre algunos otros, han demostrado tener lo necesario para plantarle cara a cualquier rival, e incluso, ser mejores a aquellos por debajo del top 30. Pero ellos siguen sopesando la mala fortuna de cruzarse con algún nombre importante dentro de un certamen, esa es la mayor debilidad para las jóvenes promesas: la pronta exposición ante la élite del circuito.

Automáticamente, el tiempo le dará la razón a la ATP. Cuando las leyendas vivientes dejen de formar parte de la actualidad y se marchen de una vez por todas al Olimpo, será tiempo de que los que alguna vez fueron promesas, se conviertan en realidades y dominen el circuito. La Next Gen continúa dando destellos, y lo más probable es que siga haciéndolo durante un par de años. Sin embargo, poco a poco empiezan a adueñarse del presente. Indudablemente, algunos de ellos marcarán sus nombres en los trofeos de Grand Slam y se verán en lo más alto del ranking mundial; por ahora les toca seguir esperando, pero algún día será.

Facebook

Translate