Crónicas

La armada española triunfa en el primer día de Roland Garros

Guillermo García López celebra su victoria antes Gilles Müller. | Foto: www.rolandgarros.com

El domingo comenzaron los partidos de esta edición de Roland Garros. Seis españoles debutaron en el primer día con grandes resultados para todos ellos a excepción del cuadro femenino. Sara Sorribes y Lara Arruabarrena fueron eliminadas en primera ronda, mientras que en los hombres se logró el pleno de victorias.

Guillermo García López – Gilles Müller (7-6 (4), 6-7 (2), 6-2, 6-2)

El primero en saltar a pista era el manchego García-López. El de la Roda está en su peor año desde que comenzó a ser profesional. Se encuentra en el número 153 del ránking mundial y en principio cuando finalice el Grand Slam deberá volver al circuito Challenger para intentar conseguir a sumar puntos que le permitan jugar los torneos más importantes. Su rival era el luxemburgués Gilles Müller, un alérgico de la tierra hasta este año, en el que ha mejorado sus prestaciones de forma considerada, llegando incluso a la final de Estoril en la que cedió frente el español Pablo Carreño. Al final del primer set, el español se torció el tobillo y tuvo que precisar de la asistencia médica. Aún así ganó el primer parcial, pero mostraba gestos de dolor al caminar. Las cosas empeoraron en la segunda manga tras caer en la muerte súbita, fue entonces cuando salió la mejor versión de Willy que arrolló a su contrincante desde el fondo de la pista. Su próxima rival, será el argentino Marco Trungelliti que viene de la previa y está ante la gran oportunidad de volver a coger confianza para ser ese jugador que fue capaz de derrotar a Nadal.

Albert Ramos – Marius Copil (6-7 (7), 6-1, 6-4, 6-2)

El catalán se ha vuelto a reencontrar con la victoria tras caer eliminado en primera ronda en los dos anteriores Masters 1000 tanto en Madrid como en Roma. Su rival comenzó el partido dominando con un juego agresivo y se llevó la primera manga. A partir de entonces el encuentro fue un recital del español que pasó por encima de un rival que se le notó el cansancio acumulado de los tres partidos de la ronda previa. Ramos ha vuelto a coger confianza en su juego e intentará volver al nivel con el que llegó a la final del Masters 1000 de Montecarlo.

Pablo Carreño – Florian Mayer (6-4, 6-2, 6-2)

La tercera victoria del día llegó con el futuro del tenis español. El asturiano desde el primer momento se mostró muy superior a un rival que está cerca de la retirada. Florian Mayer tiene un bagaje realmente pobre está temporada, con dos únicos triunfos. Además la tierra batida no beneficia su juego como se pudo ver en el partido. Un mero trámite para el español que espera hacer algo importante en Roland Garros, algo que aún no ha conseguido.

Pablo Carreño Busta. | Foto: www.rolandgarros.com
Tommy Robredo – Daniel Evans (5-7, 6-4, 6-3, 6-1)

Robredo entró al cuadro final con ránking protegido tras la lesión que le apartó de las pistas durante una larga temporada. En la gira de arcilla poco a poco ha ido cogiendo nivel en su juego, aunque tiene que mejorar mucho. El español comenzó con dudas en su juego y el británico supo ganar el primer set a base de golpes ganadores. A medida que iban pasando los minutos, Evans mostró cansancio y esto se traducía en errores no forzados. Tras lograr igualar el marcador a parciales, el catalán encontró los puntos débiles del rival para acceder a segunda ronda, en la que se medirá al búlgaro Grigor Dimitrov a quién ya derrotó esta temporada en un duro encuentro sobre arcilla.

Sara Sorribes-Tormo – Timea Bacsinszky (1-6, 2-6)

La castellonense nada pudo hacer frente al vendaval de juego que mostró la suiza. Bacsinszky no dejó opción de respuesta a la española que cedió en poco más de una hora de juego. La helvética ya sabe lo que es llegar a las semifinales de este torneo y ha vuelto a demostrar que su juego se adapta a la perfección a la tierra de la capital francesa. La española declaró en los medios de comunicación que en partidos como este hay que aprender para futuras citas similares en los Grand Slam en años posteriores.

Lara Arruabarrena – Dominika Cibulkova (2-6, 1-6)

Arruaberrena no pudo continuar con el nivel mostrado en Madrid. En frente se encontró con la mejor versión de Cibulkova. La eslovaca comenzó con muchos errores y un primer juego que duro casi diez minutos con su servicio. A partir de entonces, Dominika sacó sus tiros potentes y ajustados a la línea que desarboló la táctica de la vasca. Las dos jugadoras españolas perdieron en su debut en el cuadro femenino, ante dos rivales que demostraron llegar a la cita en las mejores condiciones y presentarse como dos candidatas al título.

 

 

 

 

Translate »