Crónicas Grand Slam WTA

Kerber toca el cielo al conseguir su primer título en Wimbledon



Angelique Kerber besa el trofeo de campeona en Wimbledon
Angelique Kerber besa el trofeo de campeona en Wimbledon | Foto: @wimbledon

Angelique Kerber es uno de los nombres propios de esta edición de Wimbledon. La alemana sumó su primer título en la Catedral del Tenis al vencer a Serena Williams por un doble 6-3 e impidiendo que la americana igualara el récord de 24º Grand Slam que posee Margaret Court.

El sábado puede decirse que fue un día histórico para Wimbledon que sigue escribiendo páginas de historia en este deporte. La jornada comenzó con el partido que se interrumpió el viernes en el cuadro masculino. Nada más y nada menos que un Djokovic vs Nadal con la polémica servida, tras la reanudación bajo techo a pesar de que las condiciones eran favorables para jugar al aire libre.

Tras finalizar este encuentro con la ya conocida victoria de Nole en cinco mangas era el momento de la final femenina el gran plato del día, de no ser por la continuación de este partido. Angelique Kerber y Serena Williams saltaban a la pista relejadas, pero sabiendo de la oportunidad que tenían para seguir ampliando su palmarés. Solo una gran Kerber podía romper la esperanza de una de las mejores tenistas de todos los tiempos de igualar a Margaret Court con 24º Grand Slam. El palco estaba repleto de grandes ex jugadores como Conchita Martínez, Navratilova, Wade o King que no querían perderse un gran partido que podía hacer más leyenda a Serena.

La estadounidense 11 meses después de su complicada maternidad estaba en otra final de un Major. Poco más que decir, aunque su nivel no era el mejor, solo se había dejado una manga por el camino, lo que invitaba a pensar en otro título. Pero en frente estaba Kerber, que había desplegado el mejor tenis de todas las jugadores durante las dos semanas, con exhibiciones ante rivales de gran entidad. La germana ya sabía lo que era perder una final en Wimbledon ante la pequeña de las Williams, como ocurrió en el año 2016.

Serena y Kerber se saludan tras la finalde Wimbledon 2018
Serena y Kerber se saludan tras la finalde Wimbledon 2018 | Foto: @wta

Con la lección aprendida saltó a la pista con confiada de conseguir su tercer Grand Slam. Se adelantó en el primer juego con un tenis muy agresivo que consiguió una primera rotura, dejando muy claras sus intenciones. La tónica del partido siguió así durante todo el encuentro con la alemana dominando los juegos. Lo que más sorprendió fue la efectividad en sus servicios, cambiando alturas, efectos que hacían muy difícil que su rival pudiera tener bolas de rotura. Solo una en todo el encuentro, algo a la altura de las mejores.

Kerber se llevó la primera manga y no bajó el pistón. Un solo break era válido para ver a la alemana tirarse al suelo para celebrar su primer título de Wimbledon. Con este trofeo ya suma tres Grand Slams (Open de Australia, US Open y Wimbledon). Está a tan solo uno de sumar la tan prestigiosa corona de los cuatro Majors, con lo cual puede que su preparación de cara a 2018 esté enfocada hacia Roland Garros. A sus 30 años se convierte en la primera alemana en conquistar Wimbledon desde Steffi Graff en 1996 y tomó la revancha ante Serena, tras la final perdida en 2016.

 

Translate »