Opinión

¿Hasta cuándo, Grigor?

Dimitrov golpea un revés en Wimbledon 2018
Dimitrov golpea un revés en Wimbledon 2018 | Foto: wimbledon.com

Dicen que las comparaciones son odiosas. Siempre, sin excepción. En este caso, esta acepción del refranero español es conditio sine qua non del poderoso tenista búlgaro Grigor Dimitrov y la contínua comparación con Roger Federer.

Las aptitudes y cualidades físicas de uno y otro hacen que las comparaciones entre Roger Federer y Grigor Dimitrov sean inevitables. La calidad en el golpeo, la amplitud de recursos, la variedad de golpeos, la mezcla explosiva de rapidez y potencia…  La aceptación de esta comparación se encuentra muy extendida hoy por el mundo del tenis.

Sin embargo, la comparativa del ‘baby-Federer’ traspasa límites inexorables si tenemos en cuenta que se está realizando la comparación con uno de los mejores (si no el mejor) tenista de todos los tiempos. En mi humilde opinión, y partiendo de la falta de necesidad de la comparación constante, para asemejarte a uno de los más grandes necesitas llegar lejos. Mucho más de lo que Grigor lo ha hecho.

A sus 27 años, el actual número 6 del ránking ATP no ha cosechado ningún Grand Slam, y en su haber apenas destacan un Masters 1000 (Cincinnati) y las Nitto ATP Finals del año pasado. Sin ser un palmarés insulso ni tampoco envidiable, el búlgaro no ha terminado de dar ese salto cualitativo y cuantitativo necesario para poder ser considerado parte de la élite potencialmente comparable a los mejores de todos los tiempos.

Esta semana con el comienzo de un nuevo Grand Slam, en este caso el disputado sobre la hierba de Wimbledon, el bueno de Dimitrov no consiguió superar la primera ronda ante un Stan Wawrinka mermado y en uno de sus peores años como profesional debido a las lesiones.

Federer y Dimitrov, con sus diferencias y sus similitudes. Aprendamos a disfrutar de ambos y a no ‘futbolizar’ este bonito deporte que todos amamos, a vivir de las eternas e innecesarias comparaciones injustificadas hasta el fin.

Sobre el autor

Javier Macías Jiménez

Apasionado del deporte en general, siempre cerca de un balón, una pelota o una bola. Estudiante de periodismo en Sevilla, músico y muy interesado en política. "Está permitido fallar pero nunca no haberlo intentado"

Translate