Opinión

El bajón de Ramos en los últimos compromisos

Albert Ramos Roland Garros
Albert Ramos en Roland Garros | Foto: www.atpworldtour.com

El español pasó de jugar la final en el Masters 1000 de Montecarlo a caer en primera ronda tanto en el Masters 1000 de Madrid como en Roma. El catalán jugó un tenis fabuloso en el torneo francés, pero posteriormente no era capaz de mostrar un juego sólido. A continuación analizamos los factores de este declive antes de Roland Garros.

Albert Ramos-Viñolas, actual número 19 del ránking ATP pasó en un mes de ser uno de los jugadores más en forma de los Masters 1000 sobre arcilla, a no conseguir pasar de primera ronda. En el primer Masters 1000 de la temporada sobre tierra batida que se disputó en Montercarlo, el catalán dio la sorpresa tras ganar a Murray y plantarse en una final en la que nada pudo hacer ante el rey del polvo de ladrillo, Rafael Nadal. Los medios de comunicación se hacían eco de su gran actuación en territorio galo y el español entraba en las listas como uno de los favoritos para llegar a las fases finales tanto en Madrid como en Roma. En Mutua Madrid Open cayó en primera ronda frente al argentino Diego Schwartzman, que le pasó por encima con una exhibición de juego y en Roma, más de los mismo pero esta vez frente al bombardero estadounidense John Isner. Después de jugar su mejor tenis de la temporada ha llegado una crisis importante en su juego antes de encarar Roland Garros debido a los siguientes condicionantes.

UNA FINAL QUE PASA FACTURA

El catalán no está acostumbrado a conseguir este tipo de resultados en estas citas tan prestigiosas como son los Masters 1000. En estos torneos que duran una semana la dureza de los partidos es máxima. Todos los encuentros son igualados y los jugadores deben de dar el máximo de sí mismos para conseguir avanzar a la siguiente ronda. Ramos no suele llegar a las fases finales ya que normalmente Djokovic, NadalMurray no suelen fallar y un puesto en unas semifinales de estas citas se vende muy caro. Esto conlleva al tenista a tener encima una tensión añadida, al jugar un partido de tales características que puede cambiar la trayectoria de su temporada. Quizás los dos partidos perdidos en primera ronda hayan sido un precio que ha tenido que pagar por llegar a una final de tal prestigio.

BAJÓN PSICOLÓGICO TRAS LA FINAL

Jugar una final nunca es fácil y más en un Masters 1000. Los medios de comunicación saben de la importancia del torneo y Albert tenía una difícil misión, completar una igualada final poniendo las cosas difíciles a su compatriota. Toda la tensión acumulada tras esta gran semana, hace que su mente se relaje de manera inconsciente durante los próximos días. De esta forma salió a la pista en Madrid totalmente descentrado en el que endosó un 6-1 en contra en el primer parcial contra un rival en el que a priori debería superar. Su cabeza no estaba en las instalaciones de la Caja Mágica y así lo mostraban sus constantes gestos de desaprobación con el juego mostrado. Por eso ser un jugador top como Federer, Nadal o Djokovic, es tan complicado. Mostrar la regularidad a lo largo de toda la temporada consiguiendo llegar a las fases finales en la mayoría de torneos está al alcance de muy pocos debido a la exigencia de este deporte.

LA PRESIÓN DE LOS AFICIONADOS

En cualquier deporte, todo equipo o jugador que llega a una final tiene repercusión en los medios de comunicación. Esto significa que gana aficionados que esperan que continúe con la racha de resultados positivos. En todas las disciplinas es complicado y más aun en el tenis, en el que el jugador debe estar al cien por cien tanto física como psicológicamente si no quiere ser eliminado. Muchas de las miradas del Mutua Madrid Open se centraban en el español tras la gran semana en Montecarlo. Algunos incluso se atrevían a decir que Ramos tenía opciones de estar en la final. Esto llevo al jugador a jugar con una presión añadida a la que no estaba acostumbrado que acabó por atenazar el juego sólido de su raqueta para ser eliminado a las primeras de cambio tanto en Roma como en Madrid.

 

 

Translate »